LLEGARÁ UNA VEZ UN DÍA EN EL QUE DEJARÉ DE SER ETERNO

La imagen puede contener: una o varias personas

Llegará alguna vez un día en el que ya no podré volar sobre el cielo manchado que hay al otro lado de tu pelo, ni podré disfrutar en ese paraíso secreto, hasta que tenga que volver, y aterrizar en el suelo de tu espalda… Y sí, ese día llegará, pero, por suerte, no ha sido este día de hoy. Con un poco de suerte, tampoco será el de mañana…

Cuando llegue ese día – que llegará, aunque no me cogerá desprevenido – soñaré con ello otra vez mientras te espero en nuestro suelo favorito. Y allí me imaginaré que, en cualquier momento, escanciarás sobre la copa de mis ojos tu exquisita desnudez en forma de cascada de licores. Y veré todo ese licor arremolinarse poco a poco, cogiendo más fuerza en cada giro, y lo veré alzarse sobre ese suelo de sábanas invernales, e ir esculpiendo tu figura lentamente… Primero serán tus tobillos celestes, después tus rodillas acuosas, tus muslos frescos, tu vientre salado, tu pecho de algas, tu boca de mar, y así hasta terminar en tu fino y transparente cabello de sirena en libertad…
Y allí soñaré con mi regreso soñado a tu espalda machada de lunares, con el descanso de mi vuelo sobre tus suaves hombros. Después me acercaré tímidamente a tu ombligo, en el que volveré a detenerme a beber antes de construir el nido donde me acurrucaré toda la noche. Y allí, mientras tú descansas, hurgaré disimuladamente en cada uno de esos que ya sé que son tus rincones sagrados, e iré desvelando – uno a uno – todos los secretos que guardas en ellos… Déjame después adentrarme sin miedo, ni reservas, en el lugar más profundo donde sé que guardas la fruta más fresca solo para unos pocos privilegiados…

Cada vez que mi mente esboce tu cuerpo entre mis dedos y las sábanas, vendrá a mí el goce de aquellas noches de amor interminables, aquellas donde éramos dos seres trastornados por el deseo que a veces nos era esquivo por el que hacer, por la rutina, y por que nunca terminaras de entender de su importancia vital para mis ojos.

Llegará alguna vez un día en el que DEJARÉ DE SER ETERNO, como soy todas las noches que estoy contigo… ¡Aunque se acaben al alba! Ese día llegará, como todo llega, pero, por suerte, no ha sido el día de hoy; y, con suerte también, tampoco será el de mañana.

Por cierto, qué bonito es que alguien te haga sentir eterno, cariño.

¿de dónde viene la expresión "LA ESPERANZA ES LO ÚLTIMO QUE SE PIERDE"?

La imagen puede contener: una o varias personas
Thomas Benjamin kennington (1856-1916), Pandora

Cuando se casó Pandora recibió una caja con instrucciones de no abrirlo bajo ninguna circunstancia. Los dioses habían otorgado a Pandora una gran curiosidad, por lo que decidió abrirla para ver qué había dentro. Al abrirlo, escaparon de su interior todos los espíritus de todos los males del mundo. Cuando pudo cerrarla solo quedaba en el fondo, sin escapar, Elpis, el espíritu de la esperanza.

De ahí surgió la expresión «La esperanza es lo último que se pierde».

nuevos discos de rock 2020: FLEETING ARMS

Carta a todos los "Willy Toledos" y a los "García Smithes":

Claro que la libertad de expresión nos ampara para decir lo que queramos. ¡Yo soy un gran defensor de eso! Pero cagarte, insultar, o despreciar en público a alguien -o algo – que sabes que es importante para otro alguien, no es muy educado, ni ayuda a la convivencia.

Puedes pensar mal de cualquier colectivo, de cualquier religión, y no estar de acuerdo con ella, incluso detestarla – a todos nos pasa. Puedes discutirlo, y expresar por qué no te gusta, y hacerlo abiertamente. ¡Faltaríamás! Pero no es de buena educación insultar si sabes que eso es importante para otros, y que va a hacer daño… Y no es bueno para nadie. Tampoco para ti al hacerlo.

La libertad de expresión está por encima de casi todas las cosas. Y digo casi porque creo que no está por encima del respeto y la educación, ni del daño gratuito, que es la clave para que todos nos llevemos un poco mejor, que, por cierto, buena falta nos hace.

Os podéis cagar en dios, en las feministas, en los fachas, en los rojos, en los madridistas, y en los culés, pero, hacednos un favor a los que queremos convivir en paz: hacedlo en privado… o con educación. Y no vale defenderlo diciendo que uno lo hace con más vehemencia que el otro: ¡Lo que está mal, no está bien!

Nota: Y estoy en contra de prohibir que nadie diga, o haga lo que quiera. ¡No quiero leyes que prohiban! Lo que quiero es que haya más educación y empatía, que son la clave para la convivencia. Y eso hay que empezarlo en casa, y rematarlo en la escuela.

los que nunca fueron gente

image

Hay gente que no se puede morir nunca porque nunca fue eso: ¡nunca fue gente!

Esa gente es especial, y tiene la capacidad de ser una y mil cosas a la vez… Es gente que en tu niñez se convierte, de pronto, en un tobogán multicolor cuando el tedio se cree poseedor de tus momentos; es gente cuyo recuerdo te lleva a una playa cuando el verano está aún lejos; es gente que hace que todo sea una sonrisa cuando los demás están tristes; es gente que se hace una nube en la que puedes dormir, y también se convierte en un helado de vainillas y fresas en una tarde de verano; es gente que se transforma en una tirita que tapa tu dolor; es gente que, en realidad, no es sino una mano ofrecida ante tus ojos para que te levantes; es gente que es un abrazo para cobijarte; y es esa gente que se convierte en un beso que no se necesita dar… pero sí recibir.

Es esa una gente que, lejos de morirse como los demás, se va muriendo al revés, cada día un poquito menos. Y es que hay gente que, cada día que pasas sin ella, vive un poco más dentro de ti, y, sin darte cuenta, te vas convirtiendo en ella

¿A que sí?

ESTAS SERÍAN MIS CANCIONES FAVORITAS DESPUÉS DE CASI MEDIO SIGLO OYENDO MÚSICA