EROS cuando el deseo vence a la conciencia

 

Los dos amantes ya están en la fría habitación dispuestos a conjugar el verbo acorde.

Los dos se miran silenciosos, deseosos. Hay mucho miedo envolviéndoles, y ninguno sabe qué paso dar para no arrepentirse. Él parece más seguro. A ella aún no le ha desaparecido el temblor que le acompaña desde que bajó del coche, cruzó la calle cabizbaja, y entró en el motel. Por suerte nadie la había visto. Al menos eso creyó ella que no se percató de una mirada sorprendida desde el interior de un escaparate…

 

en pdf e-r-o-s

 

Anuncios

Publicado por

josamotril

mi blog solo de relatos: http://josaliteraria.wordpress.com

11 comentarios sobre “EROS cuando el deseo vence a la conciencia”

  1. cuando dices que no se terminó ninguno (hablando de los cigarros que se fuma compulsivamente) ya lo dices todo de su estado de ánimo.
    Al final no sabes si alegrarte por ella o no.
    Es precioso por su erotismo limpio

    Me gusta

  2. qué erótico festivo todo. Parece que es uno el que va a cometer el acto sersuar con su amante. Que emocionante todo. Ah, y ella es un puton verbenero

    Me gusta

  3. siempre me han gustado los relatos eróticos. Y este es muy erótico. Y está muy bien escrito. EStoy de acuerdo con lo de los cigarros. El que no pueda terminarse ninguno deja muy claro el estado de nervios. Yo no he fumado nunca pero he tenido a mi lado a laguien fumando mucho tiempo y he visto esa misma situacion.

    Me gusta

  4. muy bonito. Siempre estás esperando un arrepentimiento por parte de esa mujer vacía pero finalmente la comprendes y te pones de su lado, comprendiendo su necesidad de sentirse de nuevo viva. Es verdad lo que he leéido antes de los cigarros en el coche. No terminar ninguno ya dice el estado de nerviosismo que le acompañaba.

    Me gusta

  5. el ser humano es infiel por naturaleza. El ser vivo es infiel por naturaleza. Y la infidelidad está ahí acechando. Asi que cierra los ojos, tápate los oídos, y sigue disfrutando de una vida que no tiene porqué no ser casi perfecta.

    Me gusta

  6. Sensualidad a borbotones. Qué pasada. Esta mujer vive una experiencia única, pero qué miedo tiene. Y qué ganas de ser deseada, qué sexy presentas al joven amante, y qué delicado. Qué dulce…quizás ella esperaba más, mucho más. No sé. Qué bien has plasmado el deseo, sin florituras. Al fin y al cabo, el deseo avanza muy deprisa, cual ejército.

    Me gusta

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s