EL SUEÑO su sueño

Decía Ortega – ¿o fue Gasset? – que el ser humano ha venido al mundo para enamorarse de una sola mujer y, consecuentemente, no es probable que tropiece con ella. Si eso es así – pienso mirando a la que me ha tocado – esa mujer que deambule por ahí, perdida, desperdiciada, tiene que ser un delicioso festín. Yo, me planto.

el-sueno1 en pdf