TRAGICOMEDIA DEL QUE VIVE DEL CUENTO

Esto no os lo podéis tomar muy en serio. Es algo que escribí hace mucho tiempo en plan coña. Estaba aburrido, no tenía ganas de leer, ni de escribir, ni de ver la tele, Macu no estaba, no había niñas aún por aquí, y mi cabeza desvarió. Cuando me di cuenta estaba esto escrito. A mí me hizo gracia y es algo muy distinto a lo demás. Es algo así como un monólogo

“…Otro trabajo que recuerdo fue el del verano del 80. El tío, no sé cómo lo hacía, se lo pasaba de puta madre, pero al final le echaron porque no entendían su sentido del humor. El gerente le llamó a su despacho, y con esa cara avinagrada y ese gesto funesto, le dijo que no era un hombre serio para ese trabajo.
Los clientes no entendían sus bromas.
Bueno… hay más tanatorios – pensó – que os den por culo.
La gota que colmó el vaso fue su imitación del ventrílocuo. Hay gente con poco sentido del humor. Sobre todo las viudas. La capulla hasta le denunció.
Por suerte la justicia es lenta… ¡y menos mal!.
Le dijeron que tendría que ir a juicio. Después del susto de enfrentarse a una posible multa de más de treinta mil se puso a estudiar derecho, y , gracias a esa decisión, pudo ganar el juicio.
De paso le dio una alegría a su madre. ¡Ya tenía la maldita carrera universitaria con la que había soñado!…”

MÁS EN:

vivir-del-cuento