ZELUS

Todo tiene un límite, y tú, amigo mío, lo has sobrepasado ya, ¿sabes?.          La verdad es que no sé cómo haces para engañarla, a qué instintos animales apelas, pero tengo que acabar con ello antes de que te la lleves para siempre. Estás haciendo que se aleje de mí,que no haya pasión en nuestra cama, que deje de pensarme, que deje de acariciarme, de desearme… Ahora, por tu culpa, la cama sólo es un sitio de descanso para ella. Y cuando está despierta sólo piensa en ti. Yo ya no existo para ella. Y duele, duele mucho. Antes de ti no había nada mas que yo. Todas sus sonrisas, todas sus caricias, todo su ser era para mí, y jamás pensé que todo pudiera desaparecer tan deprisa.

Te he observado, y la he observado a ella. He oído cómo la llamas y visto cómo se levanta en silencio para no despertarme, para que no me entere de nada. Creyendo que no la veo abandona el lecho y, a medianoche, camina hacia ti, atraída por una fuerza sobrehumana que sólo ella es capaz de seguir.

Medio dormido, veo el camisón blanco reluciendo en la oscuridad como un fantasma. Alguna vez la he seguido en la oscuridad, he recorrido el pasillo tras ella, y me he quedado espiándoos desde la puerta de tu habitación.

Sí, mal amigo, he visto cómo la devoras, cómo sacias tu lujuria sin nombre, noche tras noche, sin importarte nada lo que yo pueda necesitarla. Y a ella tampoco parece importarle mucho mi  silencioso dolor. Ya ni me mira, ni se acerca, ni me busca con su mirada. Ahora, cuando se cruzan nuestros ojos, lo hacen por azar. Os he visto, escondido desde el pasillo, y reconozco que hay algo muy especial entre vosotros, algo que la aleja de mí.

Pero esta noche no. No la volverás a llamar. No me la arrebatarás de nuevo a la luz de la luna. Hoy no voy a dejar que se acerque a tu cuna.

Anuncios

Autor: josamotril

mi blog solo de relatos: http://josaliteraria.wordpress.com

19 comentarios en “ZELUS”

  1. Ya soy mamá. El niño es una delicia, y está dormidito todo el día. Una bendición. Yo me encuentro bastante bien, con mucha barriga aun y con un calor impresionante.
    Le enseñaré este relato a Minguez. ¿Sabes que ha soñado alguna vez algo parecido a esto que has escrito? Le gustan mucho tus cosas. A mí me encantan. Seguiré leyendote si Jaime me deja.

    Me gusta

  2. Es muy bonito el relato del niño. Me creía que la mujer osaba acostarse con su amante en su propia casa mientras dormía. Será porque no tengo mucha imaginación, pero me ha tenido engañado.

    Me gusta

  3. Cuanta razón tienes, ya lo decía el Sabio Palomares. Una vez que nacen pintas menos que la maceta del rellano de la escalera. Al menos a la maceta le echan agua en ve en cuando.

    Me gusta

  4. Está chulo, sobre todo el final. no lo esperas. muy bien estos relatos cortos, aunque algunos finales de frase (por ejemplo “su cuerpo vibraba de miedo, que no de excitación” los noto extraños, como muy artificiales, que no salen del corazón). Lo demás está precioso. Ok

    Me gusta

  5. Ella volverá, seguro. Pronto él necesitará más, su néctar no le saciará y ella ya no tendrá dentro de sí nada que le sacie,.Él es un ingrato, alguien con espíritu libre, alguien que se aleja, que busca más mundo cada día, y cada día vuelve desde más lejos, hasta que ya… no vuelva.
    Ella volverá, vendrá, dulce, triste, lánguida, pero volverá. Y tú que la anhelas la recibirás como si nada, como si la traición fuera un mal sueño. Tu la amas y olvidas, perdonas, retomas, celebras, otra vez la tienes…
    ¿La tienes?… ¿Tuya?… Ciego, loco, sus mieles sólo esconden su soledad, le necesita, le estraña y le busca, y busca en tí que se lo traigas de nuevo, que le siembres otra aventura otra fuente de gozo, y tú… ciego, loco, caes preso en el almizcle, no te puedes despegar, no puedes elegir y le brindas un nuevo amor… y llega, y la enamora, y la aleja de ti, te la arrebata, y la devora, y se sacia, y la arroja en su camino…
    Ella volverá …
    Tú herido, cuerdo, lúcido, paramnésico, presa del “déjà vu”, te suena, tú, si tú.. un día… también fuiste un mal amigo, un perro, un traidor que estrujó la uva en busca de mosto y arrojó el orujo en su camino, que amó a su Padre mientras no conoció el despecho de serlo. Nunca es tarde. O si…

    Me gusta

  6. Ella volverá, seguro. Pronto él necesitará más, su néctar no le saciará y ella ya no tendrá dentro de sí nada que le sacie,.él es un ingrato, alguien con espíritu libre, alguien que se aleja, que busca más mundo cada día, y cada día vuelve desde más lejos, hasta que ya… no vuelva.
    Ella volverá, vendrá… dulce, triste, lánguida, pero volverá. Y tú que la anhelas la recibirás como si nada, como si la traición fuera un mal sueño. Tu la amas y olvidas, perdonas, retomas, celebras, otra vez la tienes…
    ¿La tienes?… ¿Tuya?… Ciego, loco, sus mieles sólo esconden su soledad, le necesita, le estraña y le busca, y busca en tí que se lo traigas de nuevo, que le siembres otra aventura otra fuente de gozo, y tú… ciego, loco, caes preso en el almizcle, no te puedes despegar, no puedes elegir y le brindas un nuevo amor… y llega, y la enamora, y la aleja de ti, te la arrebata, y la devora, y se sacia, y la arroja en su camino…
    Ella volverá …
    Tú herido, cuerdo, lúcido, paramnésico, presa del “déjà vu”, te suena, tú, si tú.. un día… también fuiste un mal amigo, un perro, un traidor que estrujó la uva en busca de mosto y arrojó el orujo en su camino, que no amó a su Padre mientras no conoció el despecho de serlo. Nunca es tarde. O si…

    Me gusta

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s