LA MAMA cap.2 CAMINO A LA FAMA (desvarío mental número 7)

mujer-sonrisano sé si recordarás un relato, el desvarío mental número 7, que se llamaba “La mama”. Bueno, pues este es el segundo capítulo. “La mama, cap.2. Camino a la fama”. No necesitas leer el primero. Son independientes, pero así te lo recuerdo. Era gracioso y diferente. Este también lo es. Quizás sea algo almodovariano, surrealista, o qué sé yo, pero me lo paso bien con estas cosillas. Un adelanto:

“…Tengo que encontrar la manera de volver a entrar en esos vestidos que tenía antes de la buena nueva. Entonces no estaba nada mal. Pero nada mal. Si hasta el hijo del carnicero, el que estudia en la universidad, me tiró los tejos una vez. No estaba de humor. Ahora… ¡ahora otro gallo le cantaría!… y a mí. Se acabaron las tostadas de tomate con aceite para desayunar , también las de sobrasada, y, lo peor, “agur, churritos de mi corazón”. En su lugar una barrita de “Bio Century” y un vasito de leche desnatada. ¡Y tienen el santo valor de decir que tiene buen sabor!… Será sabor a calcio porque a leche no tiene. Stop a los caprichitos del medio día, a las patatitas, a la cervecita y al vermouth. Adiós también a las galletitas y los divinos Ferrero Rocher mientras veo el programa de la Campos. Nada de fritos y nada de grasa. Lechuguita y carne a la plancha.

Más lechuguita y pescadito a la plancha. Y si José quiere otra cosa que llame a un chino, al telepizza, o a su puñetera madre, que seguro que le hace un buen cocido con pringue, que aunque le dan unas digestiones que se muere, como es su mamá se calla… o peor aún, le deleita los oídos con todo tipo de embustes dulces tipo “qué rico está todo”… “divino”… o el peor de todos… “qué mano tienes, mama”. ¡Mama!… ¿mama?… ¡mama grande!… y tú el hijo mayor… el mamón. Y si no le regala los oídos pues se lo dice ella misma, que tampoco necesita a nadie que le recuerde sus virtudes.

en pdf……………desvario-la-mama-c2

SI QUIERES LEER EL PRIMERO BUSCA “DESVARÍO MENTAL NÚMERO 7. LA MAMA”


PIPÍ microcuento n. 1 o micro desvarío mental

pajaro2

si quieres descargarlo aquí………………..pipi

Pipí era un pájaro libre, de no más de veinte centímetros, al que todos miraban de soslayo.

Su vuelo no era el más elegante a pesar de sus largas timoneras y su plumaje de vivos colores metálicos. Aun así poseía el vuelo más veloz de su bosque, lo que hacía que la confundieran con una mancha iridiscente de colores girando a gran velocidad. Sólo cuando se detenía ante una flor era posible observarla en vuelo, aunque sólo fuera por unos segundos.

Tenía un pico feo y curvo… demasiado alargado. Tampoco sus patas eran demasiado largas ni estilizadas… Aun así era un pájaro envidiado, y siempre estaba en el pico de todos los mordaces comentarios de la bandada.

Sin saber porqué la gran mayoría de aves de la pradera le mantenían alejado, a pesar de sus numerosos intentos por labrar una amistad.

Lo que no le perdonaba el bullicioso tropel de pájaros era que nunca tuviera contradicciones, que siempre piara lo que pensaba, a pesar de que no siempre gustaba a su interlocutor. Pero él se sentía bien así, sin mentiras, sin hipocresías… siendo él mismo en un ambiente que no aprobaba otra cosa que su propia condición. Lo que a los demás molestaba era algo contra lo que no se podía luchar… al menos él no quería.

Lo que no sabían todos – o sí, y les daba igual – es que, a pesar de decir cosas que a veces no gustaba escuchar, intentaba siempre ayudar a los demás. ¡Siempre!.

Quizás, lo que no le perdonaban era que fuera un pájaro que no se andaba por las ramas.