MI CAMA (microrrelato)

dormia

Son ya muchas mismas noches en estos… ¿cuántos?… ¿seis los años que hace que duermo en esta cama?.

Es aquí donde el cuerpo se desprende del alma – ¿o es al revés? – y agradece a su dueño el descanso merecido. Pero es también el único lugar donde el alma puede gritar su felicidad sin miedo a que nadie se entrometa.

Pero hay algo más… Siempre hay algo más, aunque apenas lo veas. Y si no lo ves es porque me ignoras dulcemente fundiéndote en esa noche.

Allí, haciéndote parte de ella, rodeas mis emisferios sin siquiera moverte, sin abrir los ojos, sin hablarme ni mirarme… Así eres tú, esa que ocupa mi cama.

Y mientras dormitas felizmente, tu vida cierra sus puertas por ese día. Echas el telón a la consciencia, apagas todas las luces que no necesitas, y te alejas a un mundo al que no me invitas. Y si lo haces… después no me dejas salir para poder contarme cuanto allí sucedió………………………..

el fina del relato aquí …………..mi-cama3