¿DE DÓNDE VIENE LA PALABRA… PADRINO?

el-sacramento

A mí, de pequeño, me sonaba así: “parrino”.

Según las fuentes romanas de la magna obra alfonsina la palabra padrino tiene su origen en la palabra padre: así como el padre es tal por nacimiento natural, el padrino es padre de su ahijado por nacimiento espiritual. Y lo mismo es aplicable de las madrinas. Indica el texto alfonsino que así como el hombre, una vez nacido, no puede nacer de nuevo naturalmente, el que es bautizado una vez no puede ser bautizado otra vez espiritualmente. Por esta semejanza que hay entre padrino y padre, el padrino debe ser uno sólo. Pero si son más los padrinos, no por ello se embarga el bautismo. Otra razón aducen las Partidas para establecer esta necesidad de que haya sólo un padrino en el bautismo: para que por tener muchos padrinos y madrinas no se embargasen los casamientos, por existir spiritualis cognatio entre el padrino y el bautizado. Lo mismo es aplicable _añade Part. I, 4, 7_ al catequizar y a la confirmación, donde no debe haber más de un padrino24. Esta normativa de las Partidas de insistir en que sea uno solo el padrino en el bautismo no hace sino recoger lo establecido en el Decreto de Graciano, que bajo la rúbrica Non plures, sed unus paruulum in baptismate suscipiat preceptúa que sólo haya un padrino o madrina en el bautismo y en la confirmación:“Non plures ad suscipiendum de baptismo infantem accedant, quam unus, sive uir siue mulier. In confirmatione quoque id ipsum fiat”