LA MALA RELACIÓN ENTRE QUEVEDO Y FELIPE IV

quevedoFelipe IV y Quevedo nunca tuvieron una buena relación.

A pesar de todo el monarca admiraba la capacidad para la rima de Quevedo y cómo improvisaba geniales y ocurrentes versos. En cierta ocasión, estando el rey cómodamente sentado, solicitó al poeta que improvisara una rima para él. Quevedo, solícito, solicitó al rey “un pie” con el que comenzar a rimar y trabajar el verso. El monarca, creyéndose gracioso y no midiendo bien a su rival en ocurrencias, levantó uno de sus pies tendiéndolo hacia Quevedo.

El rimador compuso al vuelo y soltó al mismo rey del Imperio Español, estando este pie en alto, lo siguiente:

“En semejante postura
dais a comprender, Señor,
que yo soy el herrador
y Vos… la cabalgadura”.

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .