2 videos fresquitos OASIS Y TERRORVISION

Uncategorized

PUEBLOS MARAVILLOSOS: ANNECY (FRANCIA)

CURIOSIDADES (la calle del viento)

La conocen como la Venecia de los Alpes, en la Alta Saboya.

YA HEMOS SUPERADO LAS CIEN MIL VISITAS 100.000 ¡GRACIAS!

Uncategorized

la-felicidadGracias a vosotros ya hemos pasado de las 100.000 visitas (cien mil).

Mis legionarios: Ana, Lola, Jorge,

mi profe de arte: txomin

mi dibujante oficial: Luiyi (y un recuerdo muy especial para Sere. Ánimo)

mis leales: Fernan, Loles, Anme, Comae, Sevillanovense, ¿Neo autista?…

mis detractores fieles: Miguel, Rub Alcaba, algún anónimo

mis anónimos

y todos esos que sé que entráis aunque no dejeis comentarios.

Gracias a todos

LEONARDO Y LA GIOCONDA

Uncategorized

gioconda1Leonardo Da Vinci (1452-1519), que era hijo ilegítimo, trabajó durante 12 años en una estatua ecuestre de bronce, con la figura del padre de su mecenas Ludovico Sforza.

La estatua, de más de 7 metros de altura, hubiera exigido verter 100.000 kilos de metal fundido en un molde con la rapidez suficiente para que el enfriamiento fuera uniforme. Para ese fin, inventó un sistema de hornos múltiples que jamás se llegó a utilizar, ya que una amenaza de guerra hizo que todo el metal fuera destinado a la fabricación de cañones.

En 1493 se exhibió en Milán un modelo de arcilla del caballo, que fue proclamado como la obra ecuestre más bella que jamás se hubiera visto. Al derrotar los franceses a los milaneses en 1499, los ballesteros de Luis XII utilizaron el modelo para sus prácticas de tiro, el cual quedó totalmente destruido.

El cuadro más famoso de la historia es, sin duda, La Gioconda o Mona Lisa, de Leonardo di ser Piero da Vinci, que tardó 4 años en pintar. Pero a fuerza de idealizarlo, uno puede perder conciencia de lo que es.

Mide 77 x 53 cm. y está pintado sobre dos tablas de madera verticales pegadas. Fue adquirido en 1517 por el rey Francisco I de Francia, en cuya Corte pasó Leonardo los tres últimos años de su vida.

El monarca pagó por él la respetable suma de 492 onzas de oro y lo utilizó para decorar su cuarto de baño de Fontainebleu.

En 1800, Bonaparte la llevó a París y en 1804 lo instala en el Louvre.

También ha tenido sus historias y además de aparecer en toda Historia del Arte que se precie, ha aparecido en los periódicos, en la sección de policiales.

El 21 de agosto de 1911, Vicenzo Peruggia, un ultranacionalista italiano, decidió que La Gioconda de Leonardo Da Vinci debía retornar a su país de origen. Para ello, la robó del Louvre de París, escondiendo el cuadro debajo de sus amplias ropas. Su paradero fue desconocido, hasta que dos años después un anticuario florentino recibiera una carta ofreciéndole el cuadro. El ultranacionalista fue arrestado y La Gioconda retornó a Louvre, tras haber pasado dos años debajo de la cama de Peruggia en una fonda de París.

La Mona Lisa es la obra de arte más reproducida de la historia, por lo que tiene la desventaja de ser “demasiado famosa”. Hoy en día sólo puede verse a través de un grueso cristal antibalas (dicen en el Louvre que incluso es antimisiles), detrás de hordas de turistas y en una habitación en penumbra.

Ha sido reproducida y recreada en todos los medios imaginables (incluso por artistas y diseñadores de la talla de Salvador Dalí, Andy Warhol o Sigeo Fukuda).

EL EROTISMO A LO LARGO DE LA HISTORIA DEL ARTE

Uncategorized

¡HAGAN JUEGO! relato y capítulo

RELATOS (la calle del viento), Uncategorized

42-15568889aquí os dejo un relato eróticofestivo para este verano. También es un capítulo de la historia de ESOS AMANTES PLATÓNICOS.

Éste, en cuestión, se va a quedar fuera y no va a entrar finalmente en la novela. Espero que os guste en estos tiempos  de calores. El relato sucede también a finales de Julio o a principios de Agosto.  Por problemas de espacio este capítulo se quedará fuera.

Marga, sentada ya en el avión junto a su compañera Laura, sacó el móvil y empezó a escribir antes de que estuviera prohibido.

– ¿A quién escribes a estas horas de la mañana?

– a mi marido – mintió, mientras pensaba: ¿y a ti qué te importa?

“Me voy a Barcelona. Ojalá hubiera tenido valor para que vinieras conmigo, pero ya te dije que, al final, venía la petarda de Laura”

¿ENVIAR SMS?… ACEPTAR.

El vuelo, como siempre le pasaba, lo pasó dormida. Y soñó a Javier, recordando el día anterior en la playa, donde lo había deseado como nunca… y decir eso con Javier era mucho decir.

Al llegar a Barcelona recibió un mensaje. Abrió él móvil emocionada, pero no era de Javier. Era de Carlos.

Laura y ella estuvieron toda la mañana y la tarde reunidas en la central de su empresa.

El presidente había decidido vender sus acciones, y la empresa pasaría por una inevitable reestructuración, lo que implicaría numerosos despidos. Por suerte ellas escapaban de la cruel garra de la crisis.

Completamente agotadas, y sin conseguir lo que querían para sus compañeros, llegaron al hotel pasadas las once de la noche.

Aún no sabían si tendrían que marcharse al día siguiente – como tenían previsto – o tendrían que permanecer allí para una última reunión.

Lo más seguro – así se lo dijo el nuevo jefe – es que pudieran coger ese avión de vuelta que tenían contratado para el medio día. De no ser así la cosa sería peor aún. Los despidos serían más.

En la lujosa habitación del hotel Marga se duchó, se puso su camisoncito sexy, ese que le regalaron para su boda y que no se había puesto apenas tres veces desde entonces, y se echó sobre la cama.

En su cabeza no había lugar para otra cosa que no fueran los treinta despidos de los que tenía que encargarse al regresar a su Málaga adorada.

De entre esos treinta no tendría más remedio que despedir a muchos amigos, compañeros de muchos años, incluso a algún familiar.

¿Por qué habría aceptado ella este maldito puesto de jefa de personal? – se volvió a preguntar.

La respuesta no tardó en encontrarla: si no lo hubiera aceptado, posiblemente ella también estaría en la lista de despedidos.

Unos golpecitos en la puerta le hicieron alertar. Levantándose de la cama donde veía la televisión pensó en Javier.

– Tenía que haberle dicho que viniera – pensó excitada mientras se dirigía a la puerta para abrir.

No era Javier – como suponía. Se trataba de Laura, que se había dejado su portátil olvidado en la habitación de Marga.

Cuando Laura se marchó Marga volvió a su cama, pensando que tenía que haber dejado que Javier hubiera viajado con ella, como tanto había insistido.

¿Y por qué no lo llamas, tonta? – se decía a sí misma, tumbada ya en la cama, acariciando sus piernas desnudas, y empezando a sentir una excitación especial.

Cogiendo el móvil pensó en llamarle, pero al ver la hora, prefirió dejarlo estar.

Marga, cerrando los ojos, se imaginó en esa lujosa habitación con su amante, pasando un día entero, sin salir de allí, como tanto deseaban ambos.

El repentino tintineo de su móvil la asustó. Al ver ese número, que conocía de memoria, se emocionó.

NUEVO SMS. ACEPTAR

“¿Me echas de menos? Ojalá pudiera estar ahí contigo. Te deseo tanto. Llevo todo el día imaginándome contigo en esa habitación”

“no te puedes imaginar lo que te echo de menos. Te amo, te deseo. Más que nunca. Ahora mismo te haría cosas que ni imaginas”

¿ENVIAR SMS?. ACEPTAR

Emocionada, y cada vez más excitada, esperó la respuesta, que sabía que no tardaría en llegar.

NUEVO SMS. ACEPTAR

“¿en qué habitación estás?

“543. ¿Vas a venir a visitarme? Ja, ja, ja”

¿ENVIAR SMS?. ACEPTAR

NUEVO SMS. ACEPTAR

“¿te apetece?”

“más que nada en este mundo”

¿ENVIAR SMS? ACEPTAR

NUEVO SMS. ACEPTAR

“tus deseos son órdenes”

“Estás loco. Además, me voy maña…”

El sonido de la puerta de la habitación hizo que dejara de escribir ese mensaje. Más golpes sobre la puerta volvieron a hacer que se levantara.

Emocionada – otra vez – corrió hasta la puerta. Javier era capaz de estar allí.

Al abrir la puerta vio, decepcionada, que se trataba otra vez de Laura, que le pedía el cargador del portátil. El suyo estaba roto.

Al cerrar la puerta de nuevo Marga entró en el baño, y no pudo evitar mirar su cuerpo con ese camisoncito veraniego.

¡Qué pena que no estés aquí conmigo! – dijo a su Javier ficticio, al que creía ver tras de sí, mirándola.

La puerta volvió a sonar otra vez.

– ¿Qué quieres ahora, pesada? – preguntó abriendo la puerta

– te quiero a ti – dijo Javier, sonriendo, apoyado en el quicio, mientras le enseñaba una bolsa por donde asomaba el cuello de una botella de cava.

– ¿Qué haces aquí? – preguntó sorprendida

– he venido a estar contigo – dijo sonriendo, muy tranquilo

– pasa, pasa. A ver si te ve Laura…”

todo en word……………..HAGAN JUEGO