LEONARDO Y LA GIOCONDA

gioconda1Leonardo Da Vinci (1452-1519), que era hijo ilegítimo, trabajó durante 12 años en una estatua ecuestre de bronce, con la figura del padre de su mecenas Ludovico Sforza.

La estatua, de más de 7 metros de altura, hubiera exigido verter 100.000 kilos de metal fundido en un molde con la rapidez suficiente para que el enfriamiento fuera uniforme. Para ese fin, inventó un sistema de hornos múltiples que jamás se llegó a utilizar, ya que una amenaza de guerra hizo que todo el metal fuera destinado a la fabricación de cañones.

En 1493 se exhibió en Milán un modelo de arcilla del caballo, que fue proclamado como la obra ecuestre más bella que jamás se hubiera visto. Al derrotar los franceses a los milaneses en 1499, los ballesteros de Luis XII utilizaron el modelo para sus prácticas de tiro, el cual quedó totalmente destruido.

El cuadro más famoso de la historia es, sin duda, La Gioconda o Mona Lisa, de Leonardo di ser Piero da Vinci, que tardó 4 años en pintar. Pero a fuerza de idealizarlo, uno puede perder conciencia de lo que es.

Mide 77 x 53 cm. y está pintado sobre dos tablas de madera verticales pegadas. Fue adquirido en 1517 por el rey Francisco I de Francia, en cuya Corte pasó Leonardo los tres últimos años de su vida.

El monarca pagó por él la respetable suma de 492 onzas de oro y lo utilizó para decorar su cuarto de baño de Fontainebleu.

En 1800, Bonaparte la llevó a París y en 1804 lo instala en el Louvre.

También ha tenido sus historias y además de aparecer en toda Historia del Arte que se precie, ha aparecido en los periódicos, en la sección de policiales.

El 21 de agosto de 1911, Vicenzo Peruggia, un ultranacionalista italiano, decidió que La Gioconda de Leonardo Da Vinci debía retornar a su país de origen. Para ello, la robó del Louvre de París, escondiendo el cuadro debajo de sus amplias ropas. Su paradero fue desconocido, hasta que dos años después un anticuario florentino recibiera una carta ofreciéndole el cuadro. El ultranacionalista fue arrestado y La Gioconda retornó a Louvre, tras haber pasado dos años debajo de la cama de Peruggia en una fonda de París.

La Mona Lisa es la obra de arte más reproducida de la historia, por lo que tiene la desventaja de ser “demasiado famosa”. Hoy en día sólo puede verse a través de un grueso cristal antibalas (dicen en el Louvre que incluso es antimisiles), detrás de hordas de turistas y en una habitación en penumbra.

Ha sido reproducida y recreada en todos los medios imaginables (incluso por artistas y diseñadores de la talla de Salvador Dalí, Andy Warhol o Sigeo Fukuda).

Un comentario

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .