SANTA SOFÍA III/IV

Basílica de Santa Sofia en EstambulMarga y Carlos pasan su último día en Estambul. Por fin podrán entrar en un haman.

SANTA SOFÍA II/IV NADA DE ÉL (CONTINUACIÓN DEL CAPÍTULO EN ESTAMBUL)

Basílica de Santa Sofia en EstambulAquí os dejo la segunda parte del viaje de Marga a Estambul, su ciudad favorita. Allí Javier sigue sin aparecer por su pensamiento, y por fin se cree capaz de vencerle. ¿Qué pasará hoy en Estambul?

segunda parte del capítulo………………SANTA SOFI2

las dos partes………………………….Santa 1 y2

LA CUESTA DE LOS CHINOS. ORIGEN DEL NOMBRE

chinosLa Cuesta de los Chinos es un acceso peatonal, recomendado hacerlo por su belleza. Como bien sabrás está en una de las ciudades más bonitas de España: GRANADA.

Antes de subir  podemos ver la iglesia de Santa Ana y la Chancillería; junto a esta iglesia pasa el río y, en la otra orilla, está la calle conocida como la Carrera del Darro, uno de los rincones más bonitos de Granada. Seguimos por esta calle, deleitándonos con una hermosa vista de la Alhambra y el sonido del agua. Pasamos la iglesia de San Pedro y acabamos desembocando en el Paseo de los Triste. Al final de este paseo, un puente cruza el río Darro; aquí comienza la cuesta de los Chinos.

Subimos por la cuesta, al principio bastante empinada, dando vistas a la torre de las Damas. Al llegar a la torre de los Picos, donde se encuentra una de las antiguas puertas de entrada a la Alhambra (en concreto la que comunicaba ésta con el Generalife), la pendiente se vuelve más suave, y empieza la parte más bella del recorrido, al caminar junto a las torres y murallas de la Alhambra, rodeados de agua y vegetación.

A lo largo de los años se ha especulado mucho sobre el origen del nombre, y no tiene nada que ver – como se suponía – con los chinos (piedras) del camino. El origen del nombre es algo más rebuscado.

Celebrando una fiesta de la toma de Granada, un niño granadino, al ver a los moros con esas extrañas ropas recordó un cuadro que tenía en su casa. Las ropas de los moros eran muy parecidas a las  de los chinos del cuadro. Al ver a los moros preguntó: ¿por qué suben esos chinos por la cuesta?. La gente empezó a reir por la ocurrencia, y desde entonces se quedó con ese nombre.

THE FINAL COUNTDOWN 20 AÑOS DESPUÉS EN VERSIÓN ACÚSTICA

¿Recuerdas The final countdowm? hace ya más de veinte años desde que apareció aquella canción que cantamos todos. Recuerdo que la vi un viernes por la noche en un programa de la primera cadena. Estuve toda la noche con el ritmo pegadizo en mis oídos, y por la mañana grabé la canción directamente del televisor. Eran otros tiempos. Pegué el radiocassete al altavoz de la tele, le di al botón recorder,  y la grabé.  Así estuve escuchándola varias semanas.

Sin duda, eran otros tiempos. No había internet, ni cds, ni siquiera tienda de discos en Motril.

Aquí os dejo una nueva  versión, acústica, que está muy bien. A mí, al menos, me gusta.

¿DE DÓNDE VIENE LA FRASE: ARMARSE LA MARIMORENA?

campanas

ARMARSE LA MARIMORENA. Describe una gran algarabía, o, mucho alboroto, con disputas, reyertas, voces y golpes. Es común explicar esta expresión de acuerdo con la pretendida historia de una mesonera llamada María, o María Morena. Tabernera de fuerte carácter, regañona y amiga de pendencias. Esta historia sugiere que a mediados del siglo XVI había una taberna en Madrid regentada por esta mujer y su esposo, un tal Alonso de Zayas. Estos mesoneros guardaban el mejor vino para sus clientes distinguidos y ofrecían el de menos calidad al vulgo. En cierta ocasión parece que los clientes se enfadaron y quisieron probar el vino bueno, a lo que la fornida mesonera se negó en redondo. La disputa fue tan fenomenal que no quedó mesa sana ni silla en que sentarse, y los golpes y las puñadas se repartieron con tanto ímpetu que sólo la llegada de los alguaciles pudo disolver la cuestión. La fama de aquella trifulca prosperó y por esta razón se habla hoy de esta mesonera. Ahora bien, a la mayoría de las taberneras y venteras de aquella época se las llamaba María, (como Maritornes) y es el nombre tópico de las mozas de las posadas, también. Acostumbradas al trasiego de huéspedes y viajeros, estas mozas (asturianas, muchas veces) solían envolverse en disputas y querellas con los hombres cargados de vino y con pocos escrúpulos. La expresión, por tanto, bien puede hacer referencia a la esposa de Alonso de Zayas, o a cualquier otra, dado que Marías eran todas o casi todas las taberneras, y “morena” es la forma típica de llamar a una moza española.

EL HOMBRE QUE LA HORCA NO MATÓ. MARIANO CORONADO

horca-3En el año 1802 un soldado fue condenado  a la pena de muerte. El juez dictaminó que se efectuaría en la Plaza Mayor de Valladolid.

Al tiempo se ahorcó a aquel soldado llamado Mariano Coronado. Una vez ahorcado, y creyendo que su alma había ascendido definitivamente al cielo – o donde fuera menester – se bajó el cuerpo de la horca y las Hermanas de la Caridad se hicieron cargo del cuerpo. Iba camino del féretro cuando movió una mano.

las hermanas decidieron que Mariano  había cumplido con la justicia. Había sido condenado a la horca y había sido ahorcado, por lo que la pena ya habia sido efectuada.

A quien sí  se procesó después fue al verdugo por considerarlo culpable de la “vida” del Mariano Coronado. Afortunadamente para el “pobre” verdugo, el juez concluyó que había hecho bien su trabajo y que la culpa del poco afortunado hecho residía en haberlo bajado demasiado pronto de la soga.