REMEDIOS CONTRA LA YERSINIA PESTIS

YSERIANISLos remedios fueron tres: huir, callar y rezar.

En casa – como siempre ha sucedido, y aún hoy sucede – no faltaron los remedios caseros como aplicar emplastes de horas de ciertos árboles o del vientre de una rana en los bubones, encender hogueras o quemar plantas aromáticas, comer carne de ave o de cordero, huevos, pan y vinos añejos, abstenerse de relaciones sexuales, especialmente con mujeres mayores.

Al final, viendo lo inútil de los remedios caseros, se le terminaba haciendo caso a las autoridades. Lo mejor era huir, callar y, sobre todo, rezar. Así les fue.

Al desconocerse la propia naturaleza de la enfermedad los medicamentos utilizados fueron inútiles. Lo que nadie pudo imaginar era que se trataba de una bacteria que vivía en el estómago de un tipo particular de pulga, la XENOPSILLA CHEOPIS, que viajaba a lomos de las ratas.

Una pulga infectada sufría un bloqueo en el estómago que le impedía comer. Cuando el hambre le llevaba a comer algo, vomitaba en la picadura todas las bacterias y contagiaba al receptor, ya fuera hombre o rata.

La bacteria se llama Yersinia Pestis por su descubridor (Alexandre Yersin).

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .