PINTORES GRANADINOS: IGNACIO BELDA: NOCTURNOS

IGNACIO BELDA GRANADANocturnos de Granada recopila una serie de paisajes surgidos de la contemplación quieta, constante y callada de un Albaicín vampirizado por la luz de las horas, desde el amanecer hasta el día profundo o desde el atardecer hasta la noche insomne, con días que llegan hasta el verano, regresan al invierno y son tímidos en sus contrastes. Son un total de catorce soles y unas veinte lunas, treinta y cuatro escenas en las que la noche resulta más cálida y sensual. “La soledad de la noche resulta más acogedora que la del día, te embruja más. Me gustaría destacar el contraste entre la luz artificial y la luna”, explica. Belda guía con los dedos el ángulo de luz amarilla que traza un tradicional farolillo de hierro forjado. “Estas escenas pictóricas captan un Albaicín de los años setenta, ochenta y noventa, lamentablemente, el de hoy está más deteriorado”, apuntilla.

Apunta Manuel de Pinedo García que en Belda existe “un emocionado sentido de la plástica poética”. ¿Pero por qué nocturnos? ¿El nombre de la exposición alude a la composición musical o poética? El pintor asegura que no y agrega que no se doblega a los moldes formales: “Mi técnica pictórica es solo mía”.

Se refiere a las “rayitas” que perfilan proporcionando un “efecto volumen” la arquitectura del cuadro. “Con esta técnica que inventé yo, hago que las texturas vibren, todas estas rayitas de bermellón, por ejemplo, sirven para modelar y no eliminar la acidez de los colores, así consigo un mayor envolvimiento”.

Sin embargo, no es autodidacta. Belda asegura que llegó a la pintura por su hermano Fernando pero después tomó lecciones de Nicolás Prados López, Manuel Maldonado y M. del Moral. Pero asegura que no siente ganas de influenciarse de otros granadinos más vanguardistas. “Me siento muy próximo al realismo. La obra de José Guerrero la conocí muy tarde”. No obstante, se considera muy vinculado a la vida artística granadina. “El pintor Jesús Conde es magnífico, Rodríguez Acosta muy buen amigo”, reconoce. Confiesa que sus cuadros han tenido una gran aceptación de público y crítica a lo largo de los años. “Siempre me he dedicado a la pintura mural”. “No sólo he plasmado en óleo Granada, también el barrio de la Chanca en Almería”. “De joven pintaba directamente del natural, más tarde, empecé con las fotografías en blanco y negro y a recuperar los colores desde el recuerdo”, comenta.

0001499103_560x560_jpg000Nocturnos de Granada es ante todo un imaginario arquitectónico de la ciudad, con sus malvas, sus grises, los amarillos de sus farolillos, la negrura de sus balcones celosos, el bermellón que vibra con el sol insolente y de provincias del mediodía, el azul vacío de un cielo invernal. Varias Granadas, “la bella” de Ángel Ganivet, la rezagada, la aprensiva, al fin, la tierra encerrada en un papel de postal.

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.