TRES VALLES (pecados que no debimos cometer) CAPITULO 5: “INGALATERRA”

José “el ingalaterro” era, al igual que lo habían sido su padre y abuelo, el boticario de Tres Valles.
Cuando todo empezó tenía cuarenta y muchos años, como él decía, y estaba casado con Doña Leo, una mujer de Sevilla a quien conoció mientras estudiaba la carrera de Farmacia.
Hijo, nieto y biznieto de farmacéuticos, no tuvo mayor opción que recoger el testigo de tan noble ocupación, a pesar de que su mayor ilusión hubiera sido la de ser torero, como esos que veía elegantemente vestidos en las revistas que compraba su padre cuando iba a la capital. De entre todos, su favorito siempre fue Don Antonio Bienvenida. De todos los vecinos de Tres Valles era quien menos tiempo había vivido allí, pues con tan solo diez años sus padres le “encerraron” – como él decía – en un colegio de curas para hacer de él
alguien importante, y, de paso, alejarle de los peligros del pueblo, que no eran otros que convertirle en un don nadie sin cultura alguna.
El día que más lloró en su vida fue precisamente ese en que tuvo que alejarse del pueblo que le vio nacer, y quizás esa pena fue la que le hizo, años después, volver con tantas ganas, a pesar de que su esposa no quisiera vivir en un pueblo tan pequeño y alejado.
El día de su marcha de Tres Valles – podía recordarlo solo con cerrar los ojos – lloró desde las
siete (hora a la que se levantó) hasta las doce (hora en que se subió al autobús).
Él, que no quería estudiar pues aborrecía los libros, quería seguir viviendo allí en compañía de sus amigos Rafael “el cagao”, hijo del alcalde; Damián “el tuerto”, hijo del maestro; y Cosme “el civilico”, hijo del capitán de la Guardia Civil.

TODO EL CAPITULO EN PDF………………005 INGALATERRA

EL INVENTO DE LA BATERÍA

La Batería nace a principios del S. XX. Los principales elementos que la componen (bombo, caja, platos,…) existían ya en las orquestas clásicas y las fanfarrias militares. La aparición de la batería está directamente relacionada con la aparición del Jazz, aunque con las diferencias tecnológicas que existían a principios de siglo.
Hacia el 1910 en Estados Unidos las orquesta tocaban con 3 y 4 percusionistas (uno para la caja, otro para el bombo y los demás para los diferentes elementos como platos, cajas chinas, etc.) o solamente dos si se tocaban fanfarrias. La invención del pie de caja y sobre todo del pie de bombo (comercializado en 1910 por Ludwig) permite ensamblar los diferentes elementos para que sean tocados por menos instrumentistas. La llegada del Ragtime y la necesidad de músicos para las salas de baile, termina de hacer necesario el ensamblaje de la batería, donde un solo instrumentista tocaba todos los elementos anteriormente mencionados.
En esta época, el papel de la batería era el de seguir y mantener el ritmo de fanfarria, pero con un estilo musical muy similar al de las marchas militares, los baterías utilizaban los rudimentos del tambor clásico pero con un fraseo diferente, directamente inspirado en las orquestas de paradas (redobles menos rígidos, sincopas y acentuaciones solo en el primer tiempo.

DOS ANÉCDOTAS DE HAENDEL

ANÉCDOTA DE HAENDEL

Haendel solía acompañar él mismo sus representaciones en el teatro de ópera desde el clave, y el público no hacía caso a ninguna otra cosa.
Un tenor muy pagado de sí mismo amenazó con saltar desde el escenario sobre el clave si aquello continuaba así.
Haendel le hizo al cantante la siguiente propuesta:
“Infórmeme antes, por favor, de qué noche quiere realizar esa pequeña acrobacia. Así podré darlo a conocer entonces en los carteles. ¡Seguro que con ello puede ganar más dinero que con su canto!”

Georg Friederich Heandel estaba de visita en casa de una dama. En medio de la conversación, empezó a ladrar el perrito de la señora. Sin vacilar, Haendel cogió el perro y lo arrojó fuera de la habitaión.
-Pero, maestro, ¿por qué hacéis eso? -pregunto indignada la dama.
A lo que heandel respondió:
-¡Desafina al ladrar!

curiosidades varias

El tiempo de espera medio hasta que nos dormimos es de siete minutos.

Los CDs fueron diseñados para recibir 74 minutos de música porque esa es la duración de la Novena Sinfonía de Bethoven.

Antes del 1800, los zapatos para el pie izquierdo y derecho eran iguales.

El encendedor se inventó antes que los fósforos.

Walt Disney tenía miedo a los ratones.

Las mujeres pestañean casi dos veces más que los hombres.

En China hay más angloparlantes que en los Estados Unidos.

¿Sabías que compartes tu fecha de cumpleaños con al menos otros 9 millones de personas en el mundo?

Leonardo Da Vinci inventó las tijeras.

Solo una de cada dos mil millones de personas alcanza o sobrepasa los 116 años de edad.

El cacahuete es uno de los ingredientes de la dinamita.

Los repelentes de mosquitos no repelen. Te ocultan. El spray bloquea los censores del mosquito por lo tanto ellos no saben que estas ahí.

Ningún pedazo de papel puede ser plegado a la mitad más de 7 veces.

Los burros matan más gente anualmente que los accidentes aéreos.

El roble no produce bellotas hasta que tiene 50 años o más.

La guerra más corta de la historia tuvo lugar entre Zanzibar e Inglaterra en 1896. Zanzíbar se rindió a los 38 minutos.

La silla eléctrica fue inventada por un dentista.

Febrero de 1865 es el único mes en los registros históricos que no tuvo ninguna luna llena.

La orina de gato brilla a la luz de una lámpara de luz negra.

Si gritas durante ocho años, siete meses y seis días, habrás producido suficiente energía sonora como para calentar una taza de café.

El nombre de Oz, usado en “El mago de Oz” se le ocurrió a su autor Frank Baum cuando en su despacho contempló el segundo tomo de su enciclopedia, A-N y O-Z.

La hija de Shakespeare era analfabeta.

Einstein nunca fue un buen alumno, y ni siquiera hablaba bien a los 9 años, sus padres creían que era retrasado mental.

EL GRAN AMOR DE MIGUEL ANGEL: Tommaso Cavalieri

Miguel Ángel, de 57 años, conoció al joven aristócrata Tommaso Cavalieri cuando tenía 22 años. Fueron amantes, profesor y discípulo, amigos, y, al final, guardián de sus pertenencias.

Nadie ha demostrado aún que su amor llegara nunca al plano físico.

La belleza de Tommaso inspiro muchos de los sonetos que escribió Miguel Ángel.

¿Quién es el que forzado a ti me lleva, ay de mí, ay de mí, ay de mí, atado y preso, que no libre y suelto? Si me has encadenado sin cadenas y sin brazos ni manos me sujetas, ¿quién me defenderá de tu belleza?

Este último verso ha dado titulo a una pequeña novela inacabada de Stendhal que Pre-textos acaba de traducir. La atracción de la belleza se esfuma. Así ocurrió en este caso. De esta forma el interés también está en lo que vino después. Descubrir como evoluciona el amor. Habrá que recurrir a biografías veladas para intentar descubrir que pasó después.

En su primer encuentro, ya causó una profunda impresión en Miguel Ángel, y al pasar el tiempo la relación se transformó en una gran amistad, con una pasión y una fidelidad que se mantuvo hasta la muerte

Miguel Ángel, por el contrario, era un hombre de 57 años, que se encontraba en el cenit de su fama; contaba con el soporte de los diversos papas y Tommaso lo admiraba profundamente. Parece que la amistad tardó cierto tiempo en producirse, pero cuando se consolidó llegó a ser muy profunda hasta el punto que Cavalieri, ya casado y con hijos, fue su discípulo y amigo mientras vivió Miguel Ángel y lo asistió en la hora de su muerte, cuando el capítulo amoroso ya hacía tiempo que se había acabado