¿QUIÉN PINTÓ ESTA RUEDA DE LA FORTUNA?

En esta pintura de formato alargado aparece representada la diosa de la fortuna girando una rueda que simboliza el motor del mundo. Adheridos a la rueda podemos ver tres figuras: un esclavo con los pies encadenados, un rey con su cetro en la mano, y un poeta.

Las sombras acentúan loscuerpos musculosos de los personajes y les otorgan un carácter terrenal, a pesar de la idealización con la que aparecen concebidos. La fortuna no puede ver quién etá en la rueda, puesto que es ciega. Tiene, por tanto, un poder indiscriminatorio. De este modo al girar la rueda de la fortuna, un rey puede quedar a disposición de un esclavo.

La monumentalidad de la diosa pone de manifiesto que el curso de la vida depende de ella. Su sensualidad se evidencia a través de una vestimenta ceñida y llena de pliegues qeu subraya sus formas.

PORTADAS PICANTES: LA CORTESANA, DE TELEMANN

georg Philippe Telemann es el músico barroco más prolífico, con diferencia: escribió más obras él sólo que Bach y Händel juntos. Sólo de música instrumental escribió más de 600 obras. Pero se le acusa de ser menos profundo que los dos genios antes mencionados. Con todo, su música es elegante, brillante y, desde luego, inspirada. Este disco es un buen ejemplo.

01 Concierto para trompeta, dos oboes, cuerdas y continuo, en Re mayor (Allegro – Adagio – Aria – Andante – Adagio – Vivace)
02 Concierto para oboe, cuerdas y continuo (Allegro – Largo e piano – Vivace)

03 Concierto para trompeta, cuerdas y continuo (Adagio – Allegro – Grave – Allegro)
04 La Cortesana, Suite para cuerdas y continuo (Obertura – Mascarada – Loure – Minueto – Rondó – Zarabanda – Marcha – Danza gascona – Minueto y Trío – Bourrée – Hornpipe

UNAS CURIOSIDADES DE FELIPE IV: LA CAZA Y EL TOREO

Hay una leyenda que dice que el joven Felipe IV sólo tenía tres cosas en la cabeza: caza, comedias y mujeres.

Sobra la primera de ellas, la caza, no sólo era una afición, sino que parece ser que era casi una obsesión y en más de una ocasión arriesgó su vida detrás de algún jabalí, hasta conseguir darle muerte.

También parece que en varias ocasiones, estando presente en una corrida de toros y viendo la torpeza de los diestros para matar al astado a lanzazos, el rey no dudaba en echar el pie a la arena. Y con un arcabuz, no con una lanza, disparaba al toro acabando con el sufrimiento de toro y recibiendo un sin número de aplausos y vítores por ello.

LA PALABRA “SEXO”

Sexo proviene del latín sexus, exactamente con el mismo significado que tiene hoy en nuestra lengua, según la Academia Española. Plinio decía parere virilem sexum ‘dar a luz un varón’.

Algunos etimólogos, entre ellos Eric Partridge, sostienen que el vocablo latino puede haberse originado en secare ‘cortar’ o ‘separar’, como en secta*, con base en la idea de que la población se divide en varones y mujeres.

El género en castellano no debe referirse a las personas, sino a los objetos inanimados, puesto que se trata de una categoría meramente gramatical ‘a la que pertenece un sustantivo o un pronombre por el hecho de concertar con él una forma y, generalmente solo una, de la flexión del adjetivo y del pronombre’.

La aplicación de género a personas está basada en un error de traducción del inglés gender, que en esa lengua sí se aplica a las diferencias entre varones y mujeres, diferencias que, por lo menos desde los latinos, pero probablemente desde tiempos prehistóricos, son denotadas por la palabra que en español conocemos como sexo. Género, aplicado a personas, es un calco semántico del inglés, impulsado por la manía estadounidense de lo políticamente correcto y elevado por la fuerza a la categoría de concepto sociológico.