Anécdota de Mahler, Gustav

Anécdota de Mahler

Gustav Malher dejaba que su esposa se ocupase de todas sus cosas. Cuando una vez fue al dentista con un fuerte dolor de muelas, su mujer se quedó en la sala de espera. De repente, se abrió la puerta de la consulta, Mahler salió a toda prisa y le preguntó: <<¿Qué muela es la que me duele?>>.

Un comentario

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.