Anécdota de Beethoven

Uncategorized


Ludwig van Beethoven fue en una ocasión a un restaurante vienés del que era cliente habitual. Antes de que llegara el camarero, sacó papel pautado del bolsillo y empezó a escribir. Como estaba tan absorto en su trabajo, el camarero no le molestó. Un buen rato después, Beethoven gritó: <<¡Camarero, la cuenta!>>.

gracias, el canto del loco

Uncategorized

esta letra es muy buena

FRASES CON MIGA

Uncategorized

* Hay poetas que inspiran… lástima.
* Intente suicidarme y casi me mato.
* Hay quienes estropean relojes, para matar el tiempo.
* ¡Justo a mi me toco ser yo!
* Tengo un sueño que no me deja dormir.
* Hay que trabajar ocho horas y dormir ocho horas, pero no las mismas.
* Los japoneses no miran, sospechan.
* ¿Cuál es el animal que después de muerto da muchas vueltas? El pollo asado.
* Las tortugas viven alrededor de 450… metros.
* A los ahorcados se les hace un nudo en la garganta.
* Cuando un medico se equivoca, lo mejor es echarle tierra al asunto.
* El medico general es el que sabe que su paciente morirá. El médico especialista es el que sabe de qué.
* Los libros de medicina no deberían tener apéndice.
* Los psiquiatras están cobrando precios de locura.
* La música japonesa es una tortura china.
* En los aviones el tiempo se pasa volando.
* El eco siempre dice la última palabra.
* Los mosquitos mueren entre aplausos.
* ¿Cuál es la mitad de uno? El ombligo.
* Esta es la sinfonía inacab…
* Mi padre vendió la farmacia porque no había más remedio.

DAVID HUME Y LA CAUSA-EFECTO

Uncategorized

La relación causa-efecto, según Hume

Lo que habitualmente se entiende como relación de causa y efecto, Hume lo explica como la constatación de que un determinado fenómeno sigue a otro. Pero nunca experimentamos ese acontecer en su realidad, simplemente lo vemos. Pretende mostrar así que la causalidad es una “relación de ideas” que nos hace notar la contigüidad en los fenómenos. Esto equivale a decir, en otro sentido, que la ciencia sobre los fenómenos naturales está basada en “creencias” -idea que tendrá gran repercusión- afirmadas en nosotros por la costumbre de observar repetidamente un fenómeno concreto como posterior a otro fenómeno causal. Vienen a ser las verdades de hecho, según la clasificación de Leibniz. Fácil es concluir de aquí que la ciencia experimental tiene que basarse en la observación. De esta manera queda formulado el principio del empirismo: cualquier pensamiento que elabora nuestra mente procede de la experiencia, dado que toda idea verdadera procede de la impresión.