LOS SÍNDICOS DEL GREMIO DE PAÑEROS DE REMBRANT

Rembrandt van Rijn (1606-1669)pintó el cuadro “Los síndicos del gremio de paños” en 1664. La obra no fue del agrado de los clientes que se la habían encargado, porque no estaba “bien pintada”. Hoy en día el cuadro está considerado una de las obras más importantes del artista holandés.

Estos síndicos del gremio de pañeros nos atraviesan con sus miradas como si estuviesen conversando con nosotros.

Es un retrato de grupo tradicional pero muy equilibrado en la distribución de los personajes en el espacio.

La escena está bañada por una luz cálida, existe gran lujo de detalles y un poderoso colorido con fuertes contrastes (blanco-negro-rojo-blanco).

La luz lateral marca mucho los claroscuros y subraya el instante fugaz de la captación de la pose de nuestros amigos como si fuesen a ser fotografiados.

El grupo da la sensación de que ha sido recogido en una instantánea fotográfica, de hecho uno de ellos se está sentando. Todo el cuadro tiene una luz lateral que crea una atmósfera amarillo-dorada y ocre, aunque los colores predominantes son el negro de los sobrios trajes de los personajes, el blanco de sus cuellos, y el rojo del tapete de la mesa, un lujoso mantel bordado.

El juego de las caras, los cuellos y los sombreros crea un ritmo muy intenso que le da una gran coherencia visual a la obra. Junto a esta uniformidad cada rostro es muy singular, un auténtico retrato de la persona en la que mediante su expresión capta perfectamente su psicología y la ofrece al espectador. 

Esta apelación visual múltiple e intensa que recibe el espectador del cuadro, visto desde arriba, le permite establecer un diálogo directo y cercano con los personajes, hablarles a cada uno de ellos sucesivamente, al sentirse en el centro de las miradas.

Pocas veces se ha creado una obra artística tan apelativa y tan volcada al espectador. Ante ella uno se puede sentir intimidado, sobre todo cuando contempla el cuadro directamente, pues los personajes aparecen a tamaño natural, situados en un estrado y nos miran desde arriba, lo cual subraya su importancia como síndicos de tan poderoso gremio, encargados de supervisar la calidad de los trabajos.

El personaje del centro es el presidente, tiene delante el libro de contabilidad de la corporación. Como miembros electos de la misma representan diferentes clases sociales y los grupos religiosos que había Amsterdam. Detrás de ellos aparece, sin sombrero y de pie, un empleado de la corporación, que desarrolló una técnica de teñido de paños.

Un comentario

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .