CENTENARIO DE LA RESIDENCIA DE ESTUDIANTES: EXPO DALÍ-LORCA

En La Residencia de Estudiantes, que cumple cien años, clave en la efervescencia que vivió la cultura española del primer tercio del siglo XX, coincidieron en marzo de 1923 el poeta y dramaturgo granadino Federico García Lorca (1898-1936) y el artista catalán Salvador Dalí (1904-1989). Fruto de este encuentro, los dos genios establecieron una intensa relación intelectual y artística en el contexto internacional de las vanguardias.

La muestra, para la que se ha recopilado abundante material documental, obras significativas de los dos artistas y de multitud de creadores de vanguardia europeos, hasta alcanzar las más de 300 piezas, no sólo pretende reconstruir la controvertida relación intelectual, personal y artística entre Lorca y Dalí, también ofrece una visión trasversal e internacional de las vanguardias que influyeron en ambos, desde el cubismo al futurismo, pasando por el purismo, el maquinismo, la objetividad o el surrealismo.

Intensa amistad

Es en el otoño de 1922 cuando Dalí se traslada a la institución madrileña para estudiar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. En aquel momento, Lorca, que había llegado a la institución tres años antes, se encontraba en Granada preparándose para terminar la carrera de Derecho. No será hasta principios de 1923 cuando inicien una intensa amistad que les llevó a compartir experiencias personales, intelectuales y proyectos artísticos.

Desde ese momento y hasta 1929 –año en que Dalí se instala en París y Lorca viaja a Nueva York, poniendo ambos las bases de una nueva etapa en sus respectivas carreras–, transcurren ocho años de intercambio intelectual que esta exposición estructura en tres grandes apartados temáticos y etapas cronológicas: Residencia de Estudiantes, Hay claridad y Estética filosófica. En resumen, el objetivo es poner de relieve la complejidad de la discusión intelectual mantenida por ambos en el marco de las vanguardias internacionales, que en esos años centrales de la década de los veinte alcanzan sus posiciones más polémicas e intensas.

En la Residencia (1922-1924)

Esta primera etapa corresponde con el momento de encuentro entre los artistas en la Residencia, que es también el de su primera incursión en los medios de vanguardia internacionales, entre 1922 y 1924. Junto con Buñuel y Pepín Bello formaban el grupo de artistas más notables de la Residencia, muy críticos con los artistas tradicionalistas y académicos a los que se referían como “putrefactos”. De este término surgió entre 1925 y 1926 el proyecto El cuaderno de los putrefactos, una serie de láminas dibujadas por Dalí acompañadas de textos de Lorca.

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .