UN PLAN PARA EL FIN DE SEMANA: CAFETÍN TENTACIONES, Sevilla la Nueva

¿A quién no le apetece tomarse una cañita, un vermut, con una buena tapita, y, lo mejor de todo, con una camarera guapa y simpática, siempre con una sonrisa en la boca y con un único empeño: hacerte sentir como si estuvieras en tu casa?

Marisa, la dueña del precioso local, es una artista porque tiene el poder de dibujar siempre una sonrisa en la cara. Pero no en la suya, sino en la de los demás.

¿Es, o no es, una artista?

Por cierto, hace un arroz que te mueres (de bueno)

nos vemos el domingo, mientras el mercadillo

el mejor chiste del mundo: EL CURA “GRANAINO” EN SEVILLA

aquí repetimos el mejor chiste del mundo (para mí, claro) No te lo pierdas, es muy bueno

 

POSTERS DE MI INFANCIA: ESTA VEZ, UN LOGO: SUPERMAN

Siempre me gustó este logo. Aún ahora me gustaría ponérmelo en alguna camiseta pero no sé porqué no me atrevo.

¡Maldita cobardía!

otra cosa que siempre me ha gustado mucho es la estrella de sheriff

EL DESEQUILIBRIO PSÍQUICO DE LOS ARTISTAS I

Filósofos y psiquiatras suelen servirse de las artes plásticas como ejemplo de inestabilidad psíquica de muchos nombres propios de la cultura. Bendita locura si fue ese el germen de determinadas corrientes artísticas como, por ejemplo, la expresionista, la más recurrente a la hora de alentar la teórica relación entre la flaqueza emocional y la creatividad.
Los analistas ven en los lienzos expresionistas, que plasmaban más el mundo interior del artista que el real, el desequilibrio de sus autores. No hace falta rascar demasiado para encontrar grandes figuras que, después de vivir en el filo de la navaja emotiva, no quisieron continuar.
No cabe duda de que los artistas ven el mundo de otra forma; También lo abandonan de manera diferente.

LUGARES TÉTRICOS: LA ISLA DE LAS MUÑECAS

Un día Julián Santa Ana Barrera, asustado por los espíritus, comenzó a colocar en su chinampa muñecas que recogía de la basura y los canales de Cuemanco, después de que una joven se ahogara en su terreno.
Esa chinampa ahora es conocida como La isla de las muñecas ; ahí se pueden ver decenas colgadas en árboles y casas. Son tantas que las autoridades planean crear un museo para guardarlas.
Su sobrino Anastasio relató que de acuerdo con lo que les contaba su tío, un día en el canal frente a su chinampa una joven se ahogó y desde entonces se oían voces, pasos y lamentos de mujer, por lo que se le ocurrió protegerse con muñecas.

De manera sorprendente cuentanque Julián murió en el mismo lugar que la ahogada. Ese día el anciano se acercó al canal para pescar, mientras le comentaba a su sobrino que una sirena se lo quería llevar, pero él le iba a cantar para que no lo hiciera. Días después, Julián había muerto de un infarto y había caído al canal.

ESPAÑA ES “ASÍN”: HAY QUE TRABAJAR MÁS Y GANAR MENOS

Según el presidente de la patronal (ese que dejó de pagar a sus empleados) en este país lo que hay que hacer es trabajar mucho más y ganar mucho menos. Según él es la manera de ayudar al país.

¿pero es que no se ha dado cuenta aún de que ya se trabaja más y se cobra menos? ¿Este tipo no sabe que han recortado los sueldos a todo el mundo?

Claro, como él no le paga a nadie.

Lo que esta gente quiere es que vayamos para atrás, que volvamos al siglo XIX, que trabajemos de sol a sol – con el domingo por la tarde de descanso, eso sí – y, de paso, que los niños empiecen a trabajar a los doce años. Entre todos tenemos que sacar esto adelante.

A este paso, como sigamos retrocediendo, ya mismo nos encontramos con Cervantes.

¿Sabe el presidente de la patronal que el sueldo mínimo de Francia es de 1300 euros mientras que el nuestro es de algo más de 600? ¿Seguimos bajándolo? O mejor, que la gente trabaje gratis y que se quede con la recompensa de la satisfacción personal.

Con perdón, vete a la mierda, tío

CREÍ QUE EN ESTE PAÍS NO HABÍA SITIO PARA MÁS TONTOS. ME EQUIVOQUÉ, DÍAZ FERRÁN

si es que los hay muy tontos, y, lo peor de todo es que tenemos que aguantarlos. ¿Hasta cuándo? Ya está bien

Sus palabras: “ahora lo que toca es trabajar más y ganar menos”

Ole, ole, y ole… viva la desvergüenza.