MAÑANA, “SU ÚLTIMO DESEO”

mañana volvemos con un nuevo relato, muy especial para mí.

se llama “SU ÚLTIMO DESEO”

ADIOS A LUIS GARCÍA BERLANGA

Ha muerto uno de los grandes del cine.

A través de la obra de Luis García Berlanga cualquier espectador aprende cómo ha sido la España del siglo XX, y más aún, de dónde vienen los actuales lodos de la del XXI. Así mismo, Berlanga se definió como ácrata, como anarquista burgués independiente, como pesimista, valenciano, tímido (de ahí que como contrapartida, y así se justificaba, no paraba de hablar), como amante y creador de paradojas… Michel Piccoli, con el que trabajó en Tamaño natural y París Tombuctú, dijo de él: “Es Don Quijote” y añadió: “Bueno,también podría ser Sancho”. Berlanga ha sido muchas cosas; incluso de su obra ha nacido un adjetivo: berlanguiano. Hasta Franco tenía su propia definición sobre el cineasta. Cuando sus ministros le contaron que era un anarquista, un bolchevique o un comunista, el dictador les respondió: “Berlanga es mucho peor que eso, es un mal español”.

EL INGENIO DE BERLANGA PARA SORTEAR LA CENSURA

Las películas de Luís García Berlanga, en época franquista, son muestra de un audaz ingenio para sortear las barreras intelectuales que la censura franquista quería imponer. Desde los años cincuenta utilizaron el cine como arma para generar conciencia de la pésima situación que atravesaba España y las faltas de libertades de sus ciudadanos.

Algunas de sus películas más representativas son: “Bienvenido Mr. Marshall” (1952), “Calabuch” (1956), “Plácido” (1961), “El verdugo” (1963)

PASIÓN POR RENOIR, EN MADRID, HASTA EL 6 DE FEBRERO

En esta temporada otoño-invierno, el Museo del Prado acoge la primera exposición monográfica dedicada a Renoir en España. La muestra presenta por primera vez en Europa 31 obras de la colección del artista conservada en el Clark Art Institute (Williamstown, Massachussets), institución norteamericana que atesora uno de los conjuntos más importantes de obras de Renoir. Gracias al excepcional préstamo de la práctica totalidad de esta colección y al patrocinio de la Fundación BBVA, el Prado muestra durante más de tres meses, a través de ella, la amplitud y el interés de las propuestas de Renoir en los principales géneros que cultivó: el retrato, la figura femenina, el desnudo, el paisaje, la naturaleza muerta y las flores.

Pasión por Renoir
Comisarios: Javier Barón, Jefe de Departamento de Pintura del Siglo XIX y Richard Rand, Jefe de Conservación del Sterling and Francine Clark Art Institute..
19 de octubre – 6 de febrero de 2011
Museo Nacional del Prado

cuadros que me gustan: LOS PICAPEDREROS, de Courbet

Courbet creía que los artistas sólo tenían que pintar cosas reales y actuales. Ello llevó a la conclusión de los artistas solo habrían de creer lo que veían con sus propios ojos, es decir, pintar el mundo y las personas que podían ver a su alrededor, tal y como aparecían, no como se les había enseñado, o se imaginaban que eran.

La gente corriente vestida con ropas actuales se convirtió en el tema de su pintura, en la que la luz y sus efectos cobran una gran importancia. ¿Qué mejor manera de acercarse a la verdad que llevar el caballete y las pinturas hasta el tema, en lugar de llevar el tema al estudio?

ALONSO NO GANA FINALMENTE EL MUNDIAL. ¡PEDAZO DE TEMPORADA!

Yo no voy a ser de esos que se alegran porque Fernando Alonso haya perdido. Todo lo contrario. Gracias, campeón, por un año impresionante. El equipo ha metido la pata en la última y decisiva carrera. ¡Mala suerte!

de todos modos luchaba con un coche inferior. Las cosas como son. El ganador es justo.

EL AÑO QUE VIENE VOLVERÁ CON MÁS FUERZA.

¿mi favorita de Berlanga?

sería difícil. Los entendidos dicen que, sin lugar a dudas, la mejor película de Berlanga sea EL VERDUGO. A mí me encantó esa peli.

pero yo, con la que mejor me lo pasé – una de las pelis más divertidas que recuerdo – fue con LA VAQUILLA. Era muy graciosa, y allí me enamoré -platónicamente claro- de Violeta Cela, la novia del capitán de los fachas, que a la vez era novia del soldado de los rojos

 

 

 

SOS DEL REY CATÓLICO Y EL RODAJE DE “LA VAQUILLA”

Lourdes, Máximo, Juana, Ramona, Sotero y Eustaquio ‘El majo’ fueron seis de los cerca de 700 extras que intervinieron en la película. Además, otras personas como Lourdes Suesco o Ignacio Machín, actual alcalde del municipio, se encargaban de las labores de producción y avituallamiento.

Gente de Sos del Rey Católico y de otras localidades próximas como Ejea, Castiliscar, Sádaba, Luesia, Sofuentes, Uncastillo, Bardenas, Ribas y Tauste llegaban cada día en autobús al set del rodaje. Allí permanecían, vestidos de alférez, soldados rasos, manolas o jefes de la Falange una media de entre ocho y diez horas, según las escenas.

Los vecinos de Sos que intervinieron en esta producción, una de las más caras de la época, con 250 millones de pesetas de presupuesto, recuerdan con cariño esa caravana de actores. Protagonistas de la talla de Alfredo Landa, José Sacristán, Guillermo Montesinos, Adolfo Marsillach, Juanjo Puigcorbé o el aragonés Gabriel Latorre compartieron con los vecinos planos, cafés en los bares del pueblo y cenas en la peña ‘El cartucho’.

“Vivimos muchas experiencias y anécdotas con los vecinos. Yo compartí hasta mi perro, Ulises, que se cruzó con una perra del pueblo”, indica el actor Guillermo Montesinos.

los miembros del equipo de rodaje dijeron que los vecinos de Sos no podían acercarse al lugar de grabación donde Alfredo Landa y José Sacristán, los rojos, se estaban bañando desnudos. Pero una monja del pueblo estaba empeñada en ver una de las grabaciones y como no podía hacerlo otro día pidieron permiso a los productores y allí estuvo la monja, escandalizada, viendo una de las escenas más divertidas y picaronas de toda la película

BERLANGA Y YO

No soy una persona cinéfila, de esas que entienden – o dicen entender – de cine. A mí me gustan las historias, que me diviertan, que me emocionen, que me den miedo, y me suele dar igual la fotografía, los tecnicismos, y todo eso.

Una peli, o me gusta, o no me gusta, aunque – eso sí – me puede gustar por la música (Shine, Blade Runner) por la historia en sí (El hombre tranquilo) por el protagonista (Harry el sucio) por el ambiente (Tim Burton)… ¡qué sé yo!

De Berlanga disfruté mucho estas pelis de las que dejo su cartel