BUSCA LAS SIGUIENTES PALABRAS PAPÁ AMOR HIJOS JUNIO…

BUSCA LAS SIGUIENTES PALABRAS: PAPÁ, AMOR, HIJOS, JUNIO
PIZZA, REGALO

JUGUETES DE MI INFANCIA: Madelman buceadores

Recuerdo que estaba en el colegio (en San Antonio) y llegué por la tarde a casa. Mi padre acababa de llegar de Madrid y me entregó una caja enorme. Dentro había dos buzos, con sus gafas, aletas, sus trajes, sus bombonas de oxígeno, un tiburón, un pulpo gigante, cofres, una jaula… ¡Me quedé flipado!

Jugaba con ellos en la pila del “patinillo”, o en la bañera, o debajo de la mesa…

Sin duda el mejor regalo que recibí nunca, junto a aquella batería que me regaló mi padrino un día de reyes

 

CUADROS RAROS: EL ENTIERRO DE ORNANS, de Courbet

Al ver este cuadro me fijé en los monaguillos. ¿En qué estarían pensando? MIra la cara de ambos. Uno levanta la cabeza para mirar a un sacerdote a quien parece pedir consejo, o guía. El otro aparta la vista de la multitud y de la sepultura. Parece absorto en su propio mundo, algo muy normal a su edad ¿no?

La celiferoteca (cuento)

 (una amiga muy especial me ha pedido una pequeña historia para una ludoteca que van a abrir. Se llama ¿Saltamontes?. Esta es la historia. Buena suerte)

Esta que aquí te voy a contar es la bonita historia de una amiga muy especial llamada Flicka, la patas largas.
Nuestra amiga Flicka era una saltamontes, y  era la más querida de todo el campo, ese que estaba tan  cerca de la tierra donde vivían los humanos.
Nuestra amiga era una saltamontes joven y con muchas ganas de ayudar a los demás… Ese era su objetivo en la vida.

Como todos los de su especie, Flicka sufría continuos cambios de color, cada uno con cada una de las estaciones… A veces era verde. En ciertos momentos roja, y color castaño en otros… pero había algo que nunca, ¡NUNCA!, cambiaba en ella: Ella nunca borraba la sonrisa de su boca, ni se alejaba de su exquisita bondad.

Ella siempre había adorado a los demás saltamontes, y a sus primos los grillos, y a las moscas, y a los gusanos, y a las mariposas… En realidad, para nuestra amiga, no había diferencias entre unos y otros de todos los que vivían en ese, su campo porque todos eran animales como ella. Unos más grandes, otros más fuertes, otros más veloces… Pero todos animales, sin más. Todos eran diferentes, y todos eran iguales… Y ese era el encanto del lugar.

– Tú eres único era la frase que siempre le gustaba decir a sus amigos cuando estaban tristes
– ¿de veras lo crees? – preguntaba ese su amigo
– pues claro que sí – le respondía sonriendo – Tú eres único… Como los demás.

Ya te he dicho que nuestra amiga siempre estaba dispuesta a ayudar a todo el mundo, pero si Flicka adoraba a alguien por encima de los demás, esos eran, sin duda alguna, los pequeños insectos, con los que nunca dejaba de jugar y reír.
Un día,  aconsejada por su primo el grillo, decidió montar una “celiferoteca”, un lugar donde todos los de su especie (y los que no lo eran) pudieran disfrutar y aprender al mismo tiempo.
¿Y porqué tenemos que llevar a nuestros hijos a tu “celiferoteca”? le preguntaban los demás miembros de la comunidad – ¿qué sabes tú de niños?
Nuestra amiga saltamontes sabía de todo, pero sobre todo sabía de niños, porque los adoraba y porque nunca había dejado de sentirse como tal. Además, tenía una ventaja con respecto a los demás animales, ya que ella vivía tanto en la tierra como en el aire, y era capaz de volar, de andar o de saltar.
Pero no era por eso por lo que todos, sobre todo los niños a los que ayudaba, la respetaban y querían.
Ella, al contrario que muchos otros, no pretendía enseñar a nadie a pensar como ella dijera, ni a ser mejor o peor, ni más listo o más guapo… Ella tan solo se dedicaba a acercar a unos a otros, haciendo ver que nadie era más que nadie, y, por supuesto, que nadie era inferior al otro.

Ella ayudaba a los niños a seguir adelante, siempre con una sonrisa, dejando pensar libremente y, sobre todo, dejando que los demás eligieran su propio camino, ese que ya tenían marcado por su propia forma de ser. Y por eso todo el mundo estaba contento con ella en el bosque, porque eso era lo más importante para ser un buen maestro: ser capaz de seguir sintiéndose niño y compañero de sus alumnos, mientras le enseña todo eso que ya ha aprendido anteriormente.

Feliz andadura amigos de la nueva cefileroteca

CURIOSIDADES DE ESCRITORES: KIPLING

“Lo siento, señor Kipling, pero usted simplemente no sabe emplear el lenguaje inglés. Este no es un jardín de infancia para escritores aficionados”. Con estas proféticas palabras, Rudyard Kipling, que ya había escrito entonces uno de los mejores relatos en la historia de la literatura, El hombre que pudo reinar, fue despedido de su empleo de reportero por el Examiner de San Francisco.

Nació el 30 de diciembre de 1865 en Bombay (India) y a la edad de 6 años lo enviaron a estudiar a Inglaterra. Pasó cinco años en un hogar social de Southsea, experiencia detestable que describe en su relato ‘La oveja negra’. Regresó a la India en 1882 y a partir de ese momento trabajó para la Civil and Military Gazette de Lahore hasta 1889, en calidad de editor y escritor de relatos. Más tarde publicó Cancioncillas del departamento (1886), una serie de versos satíricos sobre la vida civil y militar en los cuarteles de la India colonial, así como una colección de sus relatos escritos para la prensa recopilados en Cuentos de las colinas (1887). Su fama literaria se consolidó con seis historias sobre la vida de los ingleses en la India, publicadas entre 1888 y 1889, que revelaban su profunda identificación con las gentes y el paisaje de su país. Posteriormente viajó por Asia y Estados Unidos, donde contrajo matrimonio con Caroline Balestier en 1892 y vivió durante un breve periodo en Vermont. En 1903, se estableció en Inglaterra. Kipling fue un escritor prolífico y popular. En 1907 obtuvo el Premio Nobel de Literatura, convirtiéndose en el primer autor inglés merecedor de este galardón. Kipling figura entre los principales escritores de relatos ingleses. Como poeta destaca por sus versos escritos en la jerga habitual de los soldados británicos. Su literatura gira siempre en torno a tres ejes: el patriotismo, el deber de los ingleses de llevar una vida de intensa actividad y el destino de Inglaterra, llamada a ser un gran imperio.

PERSONAJES DE MI INFANCIA: RICHARD CLAYDERMAN

yo le recuerdo cuando niño en la tele, con su pelo rubio, y esa música tan tranquila. ¡Qué bien tocaba! ¡Flipaba con Richard Clayderman! Ya en mi época de instituto dejé de admirarlo