A ESCONDIDAS (desvarío mental de una tarde de verano)

Él nunca soportó los domingos de playa ¡Nunca! En realidad nunca le gustaron los domingos…Y menos los de Agosto, con ese calor asfixiante, esa gente por doquier, y ese empeño en tener que pasarlo bien fuera de casa. Era, como si pasar el domingo tranquilamente en casa, simplemente leyendo el periódico o viendo la tele, fuera casi un pecado… Y él no lo entendía.
Por suerte ese día era diferente porque había convencido a María para no ir con toda la familia – como siempre hacían – y poder marchar a esa cala tranquila donde tanto le gustaba estar. De acuerdo que bajar todas las cosas por esas rampas, incluso el carro del bebé, era peligroso, pero merecía la pena.
Ya desde la mañana se sintió bien en esa playa alejada donde apenas si había la gente necesaria para llenar los escasos metros cuadrados de un chiringuito hecho con carrizos y maderas.
El calor no solo podía sentirse, sino también verse sobre las piedras ardientes, con esa especie de luz vibrante que hace que la realidad parezca irreal. Al mirar al frente parecía como si las piedras estuvieran colocadas sobre unas ascuas que las quemaran lentamente, provocando un extraño humo transparente que agudizaba la sensación de sopor.
El agua del mar, templada y cristalina – para quien le guste bañarse. El sol, quemador de pieles marchitas – para quien le guste el calor abrasador. Las piedras, grandes y picudas – para quien le guste tirar piedras sobre el mar. A él, como bien puedes imaginar, nada de eso le gustaba. Él era de mesa camilla, pijama de franela y pipa después de comer, pero esa mañana todo parecía tan diferente…
Aprovechando que su santa esposa se bañaba en la orilla con ese bebé – tan deseado para su vida marital como molesto para su relación carnal – él se fue alejando de la sombrilla como el niño que huye del castigo de un padre autoritario.
Ese hijo que ella tenía entre sus brazos fue el niño deseado durante no menos de un lustro, lo que le convertía en algo especial, único, pero también se había convertido en el hacedor de una abstinencia sexual a la que él no estaba acostumbrado. ¿Cuánto había pasado ya desde la última vez? – se preguntaba mientras se iba alejando – ¿tres meses ya? ¡Más!
A cada paso dado en su huída luchaba contra el terrible bochorno de un Agosto criminal y contra otro enemigo más poderoso aún: esas piedras que ardían como recién salidas del mismo horno solariego. ¡Dios, cómo quemaban!
Caminando con un sigilo aprendido de los paseos por el pasillo de casa para no despertar al bebé, él los miraba cauteloso mientras giraba también la cabeza para verla a ella, su gran deseada, que le esperaba zalamera y olorosa, escondida bajo la gloriosa sombra, como algo prohibido – que lo era.
Bajo esa sombra – hacedora de placeres infinitos – le esperaba la gran deseada, el mejor de los deleites, y el más grande de los festines, esa por la que estaba dispuesto a arriesgar parte de su felicidad, que no era poca.
Espiando el baño de su esposa en todo momento caminó de espaldas, como esos cangrejos mañaneros que huyen del mar en busca de comida. Era así como había que hacerlo ya que no podía permitirse el lujo de ser descubierto en su infidelidad por esa mujer a la que tanto debía y a la que había prometido una lealtad que, en este caso, supo que no podría cumplir… Después de todo, una pequeña mentira no haría ningún daño a su relación – pensó. Máxime si nunca se enteraba de ella.
Ella seguía bañando a su bebé con esa alegría natural que despertó ese vástago que creía imposible de mecer entre sus brazos, y allí disfrutaba ajena a todo lo que no fueran esos bracitos, esas “piernitas”, y esa cara sin gestos aparentes.
Él siguió caminando, sabedor del ridículo de su caminar, hasta que por fin se sintió lo suficientemente alejado como para no ser descubierto en su aventura. Fue entonces cuando, al fin, se relajó, aunque no del todo.
Los nervios afloraron de nuevo, y la excitación se hizo carne mientras observaba como su dama se acercaba silenciosa y taciturna, desprendiendo esos aromas que tanto le gustaba compartir y que, últimamente, no era capaz de reconocer.
Sí, tenía que hacerlo. O ahora o nunca – se decía mirando de reojo hacia su esposa, sabedor de que desde allí no podría descubrirle.
Una vez bajo la sombra, siempre espiando el baño de su esposa para no ser descubierto, esperó a que ella saliera de su escondite abrasador y se acercara hasta él, con esa piel morena, casi azul, casi desnuda, y tan deseosa como él mismo.
Y ella se acercó, apenas sin mirarle, sin miedo a ser descubierta – ella no tenía nada que perder ya – y se dejó atrapar por unas manos deseosas que no sabían bien como actuar debido a la excitación y, sobre todo, al miedo.
Después, como si fuera un ritual ya preconcebido, él la acarició y la olió cerrando los ojos, sabiendo que pasaría mucho tiempo hasta un nuevo encuentro. Si no se abrazó a ella fue por su sentido del ridículo y del pudor… Por allí había más gente.
Después, lleno ya de ella, pasó la lengua sobre su piel morena y fresca, descubriendo placeres prohibidos ante los que no podía luchar, y se deleitó con su pelo de limón y su cuerpo todo manchado de sal marina.
A escondidas, soportando un sudor deseado, a pesar del tórrido verano, la devoró deseoso, sabedor de que ese era su momento y que nadie podría robárselo.
Cuán placer en cada mordisco, en cada caricia, y cómo disfrutó de toda ella apartando sus miedos para poder así disfrutarla de verdad.
– Si me viera mi esposa – se dijo preocupado y dolido por una sabida traición que no fue capaz de vencer – pero… ¡Está tan buena! – volvió a decir, mordiéndola de nuevo.
Y es que él, como pasa a tantos otros, nunca se pudo resistir al goloso sabor de una sardina asada bajo la sombra de un chiringuito de playa… Ni siquiera estando a dieta, como estaba junto a su esposa.
– Perdón cariño – dijo mirando de nuevo a su esposa.

COMENTARIO DE TEXTO: ¿Ha hecho bien ese hombre en comerse la sardina? ¿es un infiel por naturaleza? ¿Y ella, qué pensará? Opiniones, opiniones…

descargar o leer en pdf………………………A ESCONDIDAS

13 comentarios

  1. A mí me gustaría retornar a los relatos negros, Josa. A los asesinos románticos.
    Los cines se pueblan de historias truculentas-que se lo digan a Almodovar o a Enrique Urbizu-

    Me gusta

  2. A mí me gusta este desvarío mental. Es fresco, veraniego, picante y como siempre haces con final sorprendente. No está nada mal para empezar

    Me gusta

  3. ¿una sardina? ¿una puta sardina? ¿y qué has hecho con esa rubia qu eyo me esperaba allí, escondida entre la maleza, debajo de las palmeras? devuélvemela

    Me gusta

  4. vuelve mi blog preferido, mi televisión nocturna, mis ratos de esparcimiento. Gracias Josa por estos ratos que nos dejas pasar. Luego leeré el desvarío mental que promete. Mi pésame para la familia del joven asesinado en Sevilla

    Me gusta

  5. hoja Josa, cuanto tiempo sin saber del blog. Estaba desconectada ¿tienes cuentos nuevos para un nuevo curso? Andaremos por acá buscando cosas interesantes. Gracias tío. Oye, este desvarío es muy bueno

    Me gusta

  6. madre mia! me ha encantado! he llegado hasta tu blog por “casualidad”, buscando una foto para el mio recien estrenado, y me ha encantado el desvario! enhorabuena! te seguire leyendo, creo que va a merecer la pena…

    Me gusta

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .