EL CULO PERFECTO ¿POR QUÉ ES REDONDO?

Uncategorized

el zoólogo británico Desmond Morris sugiere en su obra “El hombre al desnudo” que los mamíferos repiten ciertas formas en varias zonas de su cuerpo para aumentar las posibilidades de atracción erótica desde perspectivas diferentes. Así, en el caso de nuestra especie, los labios carnosos femeninos reproducen la forma de la vulva para atraer al hombre y las nalgas imitarían con el mismo fin los redondos senos, más irresistibles cuanto más prominentes.

EL ALEGRE DESPERTAR (relato corto)

Uncategorized

Cuando María depertó no quiso abrir los ojos. ¿Y si todo se trataba de un sueño en el que aún seguía inmersa? La sensación era tan pacífica, tan hermosa, y tan irreal que no podía creer que estuviera sucediendo… Algo tan bonito no existía para ella. Al menos no en esa cama que compartía con Juan desde hacía ya más de veinte años. En realidad, compartir era mucho decir ya que él tenía su espacio donde solo se podía entrar si era él mismo quien la invitaba – que no era muy a menudo.
Esa mañana – en realidad aún era de noche – las manos de Juan volvían a estar sobre su cara, pero de otra forma, de esa que no daba miedo y que tanto bien le hacía. Era como aquella vez en aquel caserón situado junto a la playa y donde tan bien lo pasaron, y donde -dicho sea de paso – se enamoró perdidamente de él. Hacía tanto tiempo de ese momento que debería haberlo olvidado, pero es que fue la única vez en la que se sintió amada y deseada… Así, sin más. Y eso, para alguien como ella, era algo difícil de olvidar.
La suavidad de esos dedos que volvían a acariciar su cara le hicieron emocionar. Esas falanges amables se abrían suavemente y se esparcían por su piel marchita, que volvía a recobrar su vitalidad, convirtiéndose en una flor en plena primavera. Sus ojos seguían cerrados – aún con más fuerza – ya que no quería despertar del sueño y seguir disfrutando de su feminidad, esa gran desconocida que tanto hacía que se había marchado de su lado.
Y allí volvió a sentirse mujer, y querida, y el paseo de esos dedos sobre su cara fueron bálsamos refrescantes, hacedores de bien, haciéndole volver a sentir mujer, como siempre había sido.
Al abrir los ojos miró a Juan. Éste también le miraba a ella, y le sonrió como nunca le habían sonreído en esa cama. Él acercó sus dedos a su pecho semidesnudo y pegó los labios a su frente.
– Mamá, mamá – dijo el pequeño Juan, casi vencido aún por el sueño, y sonriéndole como solo él sabía hacer
– te quiero, Juan, te quiero – dijo ella derramando una lágrima que se secó antes de caer sobre la caliente sábana, y deseando que una vez – ¡solo una! – fuera su padre quien lo hiciera, aunque ya no le quisiera… aunque ya no lo necesitara
– te quiero mi niño.

JUEGO: ¿ALGUIEN CONOCE A ESTE TIPO?

Uncategorized

Era americano

Nació en 1870

Se pasaba la vida entre óleos y personas

¿Quién es este pollo?

COSAS QUE VISITAR SI VIVES POR MADRID: EL TEATRO ROMANO DE SEGÓBRIGA

Uncategorized

Así era y así lo vemos hoy, pero te lo puedes imaginar allí. Es una pasada. Otra de las muchas cosas que tenemos en este país y que pocos conocen. Desde Madrid se tarda una hora (más o menos) y es todo autovía. Un lujo

ANÉCDOTA MACABRA DE GAUGUIN

Uncategorized

En el año 1897 el genial pintor Gaguin estaba ya agotado por la enfermedad de sus piernas, y entonces decidió poner fin a su vida.


Pero antes de acabar con su vida decidió concluir la obra: ¿Qué somos? ¿A dónde vamos? ¿De dónde venimos? , en la que pretendió y consiguió – creo – resumir todo el espíritu de su obra.
Después de más de un mes de largo trabajo consiguió terminar la obra, y poco después, en una fría mañana de diciembre buscó un lugar apartado donde las hormigas pudieran devorar después su cadáver. Al encontrar dicho lugar se puso a beber arsénico con el fin de acabar con su vida.
Los vómitos no lo dejaron tomar más de dos o tres tragos. A la mañana siguiente, y viendo que no era capaz de quitarse la vida, volvió a su casa a seguir pintando como si nada hubiera pasado.

ROCK DEL RARO: MGMT, time to pretend

Uncategorized