ÉL NO ERA DIOS…

y fue cuando vio como moría ETA, esa que tanto le había costado mantener, cuando comprendió por fin el dolor de todos esos a los que un día mataron.
En realidad no lo comprendió del todo porque sabía que él si podía, al menos, disfrutar de lo que le quedara de vida junto a esos a los que tanto quería… Otros – esos a los que un día llamó “objetivos”- no podían decir lo mismo.
Y quiso volver atrás, pero… ¿Cómo hacerlo? ¿como devolver las vidas que había robado? Por fin lo entendía: ÉL NO ERA DIOS, NI SU RELIGIÓN LA ÚNICA VERDADERA.
Tarde, pero, al menos, no volvería a matar. Ahora tendría que pagar por ello.

2 comentarios

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .