LA MATERNIDAD EN EL ARTE

… Una enorme luz la ilumina,
desde fuera de tu vientre
que es su hogar para siempre,
donde se echará eterna
cuando enferma se sienta
mientras tu mano sudorosa
recorre su frente febril.
Esa niña que pronto llorará
no recordará que fue luciérnaga
en un campo de miradas rotas
donde el tiempo se detenía
para observaros a las dos,
la una tan dentro de la otra
que la otra podía respirarla
mientras la otra creía ahogarse
con las lágrimas de la emoción
contenida para no gritar….

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .