Publicado en Uncategorized

LLUVIA

Los animales se morían de sed, las charcas estaban secas, los árboles no daban sombra porque no tenían hojas frescas… Muchas especies ya habían “dexistido”…

Por suerte, antes del final de todo, empezó a llover, y las últimas especies pudieron volver a “bibir” – ¿o era a “vever”? ¡Qué más daba! Del cielo cayó agua por doquier, como nunca antes había caído, llenando ríos, mojando lenguas, y bañando cuerpos deteriorados por el sol… 

Podía decirse que la lluvia, ese día, no dio puntada sin hilo.

Anuncios

Autor:

mi blog solo de relatos: http://josaliteraria.wordpress.com

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s