EL MEJOR REGALO PARA ES@ QUE TANTO QUIERES SIN GASTAR MUCHO DINERO

siempre un libro de FEDERICO GARCIA LORCA

 

Porque te has muerto para siempre,
como todos los muertos de la Tierra,
como todos los muertos que se olvidan
en un montón de perros apagados.

No te conoce nadie. No. Pero yo te canto.
Yo canto para luego tu perfil y tu gracia.
La madurez insigne de tu conocimiento.
Tu apetencia de muerte y el gusto de su boca.

La tristeza que tuvo tu valiente alegría.
Tardará mucho tiempo en nacer, si es que nace,
un andaluz tan claro, tan rico de aventura.
Yo canto su elegancia con palabras que gimen
y recuerdo una brisa triste por los olivos.

LO MEJOR DEL SER HUMANO (fotos que me gustan)

un abrazo, un beso, una caricia, una palabra amable, una sonrisa, un gesto cómplice, un guiño sin esperarlo, pero esperado… No hay nada como la amistad para ser un poco más feliz en tiempos de crisis.

TODO ESO…. (desvarío mental en forma de intento)

La sal que se pega
a la piel de ese  niño
que se baña por vez primera…
 
Un barco  a la deriva
que corta el mar y se aleja
de la vida de tierra…
 
Un catamarán  sin alas
que vuela a ras de la espuma
disfrazándose de avión que planea…
 
Hasta una patera soleada,
 Semi hundida y aquitranada
Con sus gentes ilusionadas y temerosas…
 
 
Una roca milenaria y quieta
Que se  ve negra y envejecida
Por el consuelo de un mar muy frío…
 
Un cangrejo valiente y osado
pero atenazado a esa roca
De la que no se quiere soltar…
 
La arena  caliente y mojada
que pisan las huellas
de dos muchachos cogidos de la mano…
 
Y las piedras multicolor
de un fondo que los peces
recorren sin miedo alguno…
 
 
Un hipocampo desenrollado,
 despistado y errante que mira
en derredor flotando y nadando…
 
Un  pez volador que cae
siempre de cabeza, volviendo a ser
pez otra vez en su hábitat…
 
Un niño que chapotea colérico
Y que grita sin miedo
mientras su mamá vigila emocionada…
 
Y una niña que se tapa su nariz
con los dedos Para ver por fin
lo que hay debajo de la superficie…
 
 
Una mujer que nada y se sumerge,
elegante y zalamera sabiendo que él
la está observando mientras huye…
 
Un hombre enérgico y emocionado
que se sumerge imaginándose llegar
tan lejos como nunca antes…
 
Un joven con la piel erizada
por el frío que busca esa concha
con la que sorprender a su amada…
 
Incluso una bolla amarilla
estática y durmiente que indica  
a los bañistas que el mar es su aliado…
 
Un pulpo de ojos avizores
 agazapado entre las rocas
esperando el despistado pez que pasea…
 
El dibujo de la espuma  de barba blanca
que nace solitaria y viaja
cuando el barco salta contra la ola…
 
Una botella , verde y oxidada
por el paso del  tiempo y la sal
y que alguien dejó de beber cuando pudo…
 
Esa pareja  enamorada que escapa
de la moraga festiva y se sumerge
el uno en el otro bañados por la luna…
 
Y, por supuesto, esa luna que ahora miro,
Siempre alegre y siempre triste,
y su reflejo que dibuja besos sobre la superficie…
 
Todo eso soy yo cuando llega la noche
Y tú te duermes  a mi lado…
y cuando, rodeada de la sal y el agua
que escapa de mis ojos,
te conviertes en ese mar donde yo
quiero nadar y del que nunca querría salir…
 
PARA VER EL FINAL PINCHA EN COMENTARIOS. EL FINAL DEL INTENTO ESTÁ EN EL PRIMER COMENTARIO
 

EL MOTRILEÑOS: “VAMOS IO”

Cosas curiosas del idioma motrileño antiguo, y la conjugación de sus verbos:

PRETÉRITO PERFECTO DE INDICATIVO DEL VERBO IR

yo he io

tú has io

él ha io

nosotros vamos io

vosotros vais io

ellos han io

OLE, OLE Y OLE

cuadros para ver con los peques en El Prado: EL LAVATORIO, de Tintoretto

El Lavatorio
Jacopo Comin, Jacopo Robusti, Tintoretto (ca. 1518-1594)
Óleo sobre lienzo, 210 x 533 cm
Núm. de inventario: 2824