DESOS DE NAVIDAD

Reyes Magos, para el año que viene me pido…

¡SEGUIR DISFRUTANDO

POR FAVOR, CUIDEN DE NUESTRAS VIUDAS

¡POR FAVOR, CUIDEN DE NUESTRAS VIUDAS!

Así terminaba el último párrafo del diario que llevaba el capitán Robert Falcon Scott durante su expedición al Polo Sur, de cuya conquista se conmemora tal día como hoy el centenario. No he podido evitar ponerlo aquí. Se me ha puesto la carne de gallina

!

DEFINITION OF A DOG: ESJBORN SVENSSON TRIO

otra pasada de la banda de Esjborn Svensson

PORTALES DE BELÉN PARA LA CRISIS: COSAS DE CASA

Los click de playmobil son una buena opción. Y, además, pueden jugar con ellos.

ALGUNAS CURIOSIDADES ACERCA DE LA NAVIDAD

Navidad proviene del latín “Nativitas” y significa Nacimiento
 
Las tarjetas navideñas fueron inventadas por sir Henry Cole, en el año 1843
 
La tradición de poner el Belén en el mundo se remonta al año 1223, en una Navidad de la villa italiana de Greccio. En esta localidad, San Francisco de Asís reunió a los vecinos de Greccio para celebrar la misa de medianoche. En derredor de un pesebre, con la figura del Niño Jesús, moldeado por las manos de San Francisco, se cantaron alabanzas al Misterio del Nacimiento; en el momento más solemne de la misa, aquella figura inmóvil adquirió vida, sonrió y extendendió sus brazos hacia el Santo de Asís.
 
El árbol de Navidad decorado, se cree que apareció a principios del siglo XVII, en Alemania. En 1605, un árbol fue decorado para ambientar el frío de la Navidad, costumbre que se difundió rápidamente por todo el mundo. El árbol de Navidad llegó a Finlandia en el año de 1800, donde se extendió por el resto de países nórdicos. Llegó a Inglaterra en 1829, y fue el príncipe Alberto, esposo de la reina Victoria, quien ordenó adornar el castillo de Windsor con un árbol navideño en 1841. En Suecia, mantienen el árbol adornado y con sus luces hasta 20 días después de la Navidad.
 
El roscón de Reyes con haba de la suerte incluida se comenzó a elaborar en la Edad Media.
 

ANZUELOS

Todo lo bello esconde algo de maldad, pero no por eso deja de ser bello, y te atreves a tocarlo porque no puedes evitarlo… La belleza atrae hasta ese extremo.

Los anzuelos no son armas de ataque, sino de defensa. Ellos te defienden de mí y de los demás para que sigas siendo tú por siempre en ese mar revuelto al que llamas vida.