NUESTROS APELLIDOS: RODRÍGUEZ

Apellido derivado del nombre propio Rodrigo. No todos los linajes de este apellido tienen un único origen ya que aparecen casas de Rodríguez en casi todas las regiones de España.
Fueron muchas las familias llamadas Rodríguez las que probaron su nobleza ante las Reales Chancillerías, Reales çAudiencias y en las órdenes militares de Santiago, Calatrava, Alcántara, Montesa, Carlos III y San Juan de Jerusalén.
Parece ser que el origen está en Asturias, y en el norte de la península, y se hace al rey Don Rodrigo a uno de los primeros que tuvieron ese nombre. Otros opinan que ese nombre fue espaloñolizado y que proviene del rey visigodo Rodrerich.
Otros dicen que es de origen sefardí y que fue uno de los muchos apellidos que utilizaron los judíos sefardíes de España para buscar su integración a la nueva política implantada por los Reyes Catlólicos.
Otros dicen que proviene de la combinación del nombre propio del Cid y su apellido. Rodrigo y Díez dan lugar a Rodriguez (Rodrigo Díez de Vivar)

COSAS DE NIÑOS: SONRÍE

sonrie10En un bonito hospital unos papás, preocupados y nerviosos, acudieron  con una niña muy especial. Era tan especial que lo ocultaba a todo el mundo a través de su velo de timidez, pero sus papás sabían que esa timidez un día explotaría, y dejaría salir todo eso tan grande que aún se ocultan tras unos ojos asustadizos e incapaces de mantener la mirada por mucho tiempo. Cuando eso pasara  todos se sorprenderán… Todos, menos sus padres, claro.
Estaba el médico poniéndole la vía para proporcionarle el suero que necesitaba su cuerpo y la niña estaba asustada, nerviosa y con pocas fuerzas. El galeno le hablaba intentando tranquilizarla, con ese acento sureño que ella compartía a medias, y cuando la pinchó, ella sonrió extañamente. Los papás, que la conocían de sobra, sabían que esa niña estaba muy asustada, y dolorida, pero ella hizo caso al médico que le decía que no estuviera triste.
Por la tarde, en la habitación, cuando se quedaron a solas y ella observaba a Bob Esponja, la niña le preguntó a su papá algo que sabía que estaba deseando hacer desde esa misma mañana… Era su timidez que siempre le impedía decir las cosas que quería.
 La niña, medio sonriente, medio mordiendo su lengua, y con esa voz tan tímida como infantil, le preguntó si sabía por qué se había reído cuando la pincharon. El papá le dijo que no, y ella le dijo: “he reído porque así, si río, no tengo ganas de llorar… Aunque tenga”
Al papá le gustó ese “aunque tenga”

PINTURA EXTRAÑA: SERGEI APARIN II

PEDAZO DE VOZ NEGRA: MARY J. BLIGGE

PEDAZO DE VOZ. HACE QUE BONO PAREZCA UN CANTANTE DE ORQUESTA

Para el Fernan, que le gustan mucho los U2