EL CICLISTA (cosas que nacen al ver una foto)

VIENDO ESTA FOTO SE ME OCURRIÓ ESTO…
 
 
No he podido dormir en toda la noche. Es increíble como puede cambiar la vida de una persona en tan solo una fracción de segundo, en un descuido absurdo… ¿Cómo una vida perfecta, cómo una buena persona, puede sufrir un absurdo accidente capaz de cambiar todo? ¿Acaso es verdad que no exista ese Dios del que me hablaban desde niño? Y no es solo tu vida lo que puede cambiar, no. Lo peor es cuando ese momento fatídico es capaz de cambiarte a ti mismo, o lo que es peor, cuando te muestra a ese otro tú que no conocías pero que es quien eras en realidad.
Es en ese momento crítico donde eres incapaz de reconocerte… O peor aú, es ahí cuando realmente llegas a conocerte. ¡Eso sí que aterra!
Iba yo esa mañana por ese camino alejado de la ciudad, conduciendo mi cochazo y fumando uno de mis primeros cigarros del día cuando ese ciclista se me cruzó. No pude evitarlo. 
Cuando pisé el pedal del freno ese hombre ya estaba empotrado contra la luna delantera de mi coche, y pude ver el gesto de la muerte en el impacto. ¡Fue estremecedoramente espeluznante!
Aparte de la mirada vacía estaba ese sonido seco a hueso fracturado… ¡Fue horrible! No supe qué hacer. Me asusté tanto que permanecí en el coche, incapacitado para el movimiento.
Fueron los gritos del otro ciclista los que me hicieron recapacitar y salir del vehículo.
¡Asesino, asesino… has matado a mi hermano! – me gritaba colérico.
¡Asesino, asesino! – seguía gritanto, llevándose las manos a la cabeza y acercándose a su hermano muerto.
¡Asesino, asesino!… No pude soportar sus gritos, que se clavaron en mí como esa siniestra y macabra mirada pintada por la muerte.
Ahora, con el paso de los días, solo pienso en el  pobre ciclista que se empotró contra la luna delantera de mi vehículo, el único inocente de toda esta historia, la pobre víctima del mal augurio. Se cruzó en el momento menos adecuado. Enterrarle junto a su bicicleta fue más duro…
Enterrar al otro no me afectó… El otro se lo buscó él solito, por gritarme de esa manera.
¡Asesino, asesino, has matado a mi hermano…!
 
Anuncios

Autor: josamotril

mi blog solo de relatos: http://josaliteraria.wordpress.com

7 comentarios en “EL CICLISTA (cosas que nacen al ver una foto)”

  1. tio yo soy ciclista y esta historia me ha dado canguelo. Te juro que me ha hecho daño. No digo que este bien o mal escrita de eso no entiendo pero la historia me parece muy chunga

    Me gusta

  2. es verdad que estas cosas que escribes no concuerdan con esas cosas tan romanticas que escribes a veces. A mí no me das ningún miedo pero estas historias no me creo que salgan de un pensamiento tan limpio como el que pareces tener. Es horrible

    Me gusta

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s