Noche de ronda

Era muy de noche cuando se asomó a la ventana. A lo lejos, en la oscuridad lejana manchada del brillo de otro pueblo vecino, vislumbró musica dibujada que iban esquivando las estrellas.
El haz de esa música viajaba  serpenteante hasta la luna, y el azulado círculo anclado en el cielo se hizo mujer bañada de sonrisa… De esa preciosa sonrisa que siempre se dibujaba en ese cuadro que ya no tenía que mirar para poderlo ver.