SIGUE HACIENDO VERANO

Mucho tiempo después consiguió  – al fin – escapar de esa eterna sonrisa que le había mantenido cautivo en el interior de esa prisión construida con  paredes y barrotes de dicha.
Creía ya estar a salvo cuando sus ojos se enredaron en ese pelo caoba y suave, que parecía una parte más del viento que alegraba su rostro.
Y, como si sus ojos tuvieran dedos y manos, se perdieron entre el trigal moreno de ese campo verde que era toda ella. Y ese pelo, arrastrado por el viento que nacía de su preciosa boca, le llevó de nuevo hasta ella… Hasta tan adentro de ella que ni ella misma lo supo nunca.

1 Comment

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .