SIN TÍTULO

Los había que siempre,
como humanos
que no dejaban de ser,
cumplían años…
Un año tras otro.
 
Los había también,
como seres extraordinarios
que siempre eran,
que lo que cumplían era…
SUEÑOS.