Hoy, espaldas: Gala, de Dalí

image

Mi espalda favorita. La de Gala.

Nadie puede ser tan hermoso sin enseñarnos la cara, ni los senos, ni siquiera las piernas. Ella sí lo era… Por eso la pinté así, para que todos pudieran disfrutar de su belleza. ¿Generosidad?… ¡Arte! El suyo, el de su espalda

 

 

La primera vez que
nos quedamos a solas,
tímida  como eras
me diste la espalda.
Tú no te diste cuenta,
y yo la cogí…
Y me la quedé.