LOS AMANTES: CAP 11: PORNOGRAFITTI (No sé porqué te quiero)

68331_10200165611886252_386140445_n (1)Durante varias semanas Javier y Marga jugaron con sus móviles, sin importarles nada, sin pensar en la factura, y no sólo en el precio, sino en los detalles del número marcado y las explicaciones que tendrían que dar.
¿Qué pensarían Carlos o Esther si veían la factura y se encontraban sus números tantas veces durante un mismo día?. Había días en los que se llegaron a mandar veinte mensajes “sms”, y todos en menos de una hora.
Aun así la pasión ya estaba desatada, imposible de controlar, y tenían que hacer algo para ponerle freno porque los mensajes habían dejado de ser simples declaraciones de amor.
Dos semanas después del principio de su juego, sus mensajes ya no eran meras intenciones, sino una descarga sexual en toda regla.
Fue el día del cumpleaños de Javier cuando saltaron el alto listón que habían colocado como tope.
Ya llevaban varios días en que no podían dejar de pensar en sus cuerpos desnudos, en sus bocas aprisionadas, rebosantes de alcalinas salivas, entremezcladas y creadoras de sabrosos néctares que ya podían saborear desde la distancia que les separaba, y en placeres ocultos que descubrían a diario, en la ducha, en la cama, o en cualquier sitio donde estuvieran.
No pasaban ni cinco minutos sin pensar en sexo. En Javier era algo normal, casi cotidiano. En cambio en Marga no. En ella era algo extraño y ameno, algo que no podía controlar pero que tampoco sabía si quería hacer.
Ya ese día, desde bien temprano, amanecieron diferentes, y no sólo en su pensamiento, sino en su cuerpo también.
No hacía falta mas que el roce de la tela de la ropa que los cubría para excitarse. Y así, minuto a minuto, hora a hora…
Como pasaba últimamente Javier esperaba el toque de su amada mientras revisaba sus mensajes guardados en la memoria del móvil. Tenía guardados – ocultos en la memoria interna – más de cincuenta mensajes “sms”, y todos eran de su amada.
Antes de las cinco de la tarde Marga había dado su primer toque. El duelo empezaba, y algo le decía que ese día sería especial.
 
Marga: feliz cumpleaños amor mío. ¿Qué quieres que te regale?
Javier: no podrías dármelo
Marga: tú pide. ¿Quién sabe?
Javier: me gustaría besarte y hacerte el amor. ¿Puedes?
Marga: a lo mejor puedo hacer algo por ti… A ver, dime qué harías ahora mismo. ¿Qué te apetecería hacer?
Javier: me gustaría verte. ¿X q no kedamos en algún sitio y lo hacemos ya? Sé que te apetece tanto como a mí. Venga
Marga: no me pidas eso, xfa. Sabes que no puede ser. Esto es así y no podemos hacer nada. Deja volar tu imaginación como hago yo. Además, hoy tengo muchas cosas que hacer. Si quieres dime qué te apetece hac…
 
TODO EL CAPITULO EN WORD…………….Cap11