LOS AMANTES: CAP 21.1: SMS

sssaCuando Marga salió de la habitación de ese hotel se echó sobre la puerta cerrada, miró al techo, y lloró de alegría. ¡Hacía tanto tiempo que no se sentía tan llena de dicha…! En realidad nunca se había sentido así, tan viva, tan pletórica, con tantas ganas de gritar, de arrancarse las ropas y de volver a entrar en esa habitación de donde no tenía que haber salido. Allí, de pie sobre la pared, volvió a sentir la necesidad de acariciar sus senos vivos, de dejar que la boca de su amante recorriera sus caderas y de que sus manos se hundieran en las tierras movedizas de su sexualidad despierta…

Estaba tan excitada que tuvo que cruzar sus piernas, apretarlas y morder sus labios para no volver a entrar a esa habitación donde no había agua suficiente para apagar el incendio que había en su interior. Fue el sonido del móvil el que le hizo alertar y desechar la idea de volver a entrar para entregársele.

NUEVO SMS DE JAVIER

ACEPTAR

“Eres una lágrima que se derrama por mi cara, y que no me atrevo a secar, que me gusta sentir recorriendo mi rostro, y que, curiosamente, me hace sonreír mientras siento sus surcos hasta  acabar en la comisura derecha de mi labio, donde paso la lengua dejándola mojada en tu sal…”

Estaba con los nudillos ya casi sobre la madera de la puerta cuando el sonido del teléfono le hizo alertar. Era Carlos. Prefirió no contestar, y salió corriendo por ese pasillo que tanto le costaba recorrer.

 

MAÑANA CAPÍTULO 22: DESPEDIDA

deportistas de verdad: IVÁN FERNÁNDEZ ANAYA

408752_569514903075822_1769287611_nSe ha hablado muy poco. En el cross de la localidad navarra de Burlada, sucedió un hecho el pasado domingo 2 de diciembre que nos ayuda a seguir creyendo en los valores del deporte.
El atleta keniano, Abel Mutai, medalla de oro de los 3.000 obstáculos hace cuatro meses en Londres, estaba a punto de ganar la prueba cuando, al entrar en una pista donde estaba la meta se creyó que ya había llegado , aflojó totalmente el paso y, relajado, comenzó a saludar al público creyendo vencedor. Lo que le venía detrás, Iván Fernández Anaya, al ver que se equivocaba y se paraba una decena de metros antes de la pancarta, no quiso aprovechar la ocasión para acelerar y ganar. Se quedó a su espalda, y gesticulando para que la entendiera y casi empujándolo, llevó al keniano hasta la meta, dejándolo pasar por delante.
Iván Fernández Anaya, un corredor vitoriano de 24 años que está considerado un atleta con mucho futuro (campeón de España de 5.000 metros en categoría promesas hace dos años) afirmó al terminar la prueba: “Aunque me hubieran dicho que ganando tenía plaza en la selección española para el Europeo, no me habría aprovechado. Creo que es mejor lo que he hecho que si hubiera ganado. Y esto es muy importante, porque hoy en día, tal como están las cosas en todos los ambientes , en el fútbol, en la sociedad, en la política, donde parece que todo vale, un gesto de honradez va muy bien “.
Lo decía al principio: desgraciadamente, se ha hablado muy poco de este gesto. Y es una lástima. En mi opinión, estaría bien explicarlo a los niños, para que no piensen que el deporte es únicamente lo que ven por la tele: patadas violentas a raudales, declaraciones pijos, dedos en los ojos de los contrarios …