LOS AMANTES: CAP 46: SANTA SOFÍA

wpid-PhotoArt_11142012220029.jpg Para sorpresa de Marga, Carlos la despertó el sábado a las cinco de la mañana. Los
dolores ya remitían, pero estaba muy cansada. Lo que no esperaba ella era que el motivo
del repentino toque de diana fuera el irse juntos de viaje. Esa mañana, ese nuevo y
desconocido Carlos le había llevado el desayuno a la cama. Aún era de noche, y Marga,
un tanto sorprendida, pero también halagada, volvió a acercarse a ese Carlos que tanto
echaba de menos… A ese Carlos con el que, en realidad, nunca había estado casada.
Sobre la mesita de noche descansaba una bandeja repleta de bollos con mantequilla, un
vaso de café, un zumo de naranja, una rosa y un sobre sorpresa.
– ¿Qué es esto, querido? – preguntó, incorporándose sobre la cama, aún dominada por el
sueño
– nada que tú no te merezcas – dijo Carlos, sentándose a su lado, y acariciando su pelo.
Marga no sabía por donde empezar. Fue Carlos quien le entregó el sobre.
– ¿Qué es? – preguntó extrañada
– ábrelo querida – dijo levantándose y acercándose al baño, de donde sacó dos maletas,
ya cerradas.
– ¿Estambul? – preguntó emocionada al ver los billetes de avión – ¿cuándo salimos?
– exactamente dentro de cinco horas. Así que…
Olvidando el café, los bollos, y el zumo, saltó de la cama y se abrazó a Carlos.
Besándole en el cuello y en la cara, parecía emocionada y enamorada de nuevo de ese
hombre que la cogía de la mano con una fuerza extraña, como si estuviera convencido
de estar recuperando algo que creía perdido… o algo que había estado a punto de
perder. Algo había cambiado esa mañana, y Marga, algo contrariada, también lo notó.
Hasta en el avión fueron abrazados, cabeza con cabeza, y muchos fueron los besos
entregados en esas cuatro horas de largo viaje. Tan emocionada estaba con el viaje
sorpresa que hasta se le olvidó que había quedado con Javier esa misma mañana en el
piso de su amigo, que volvía a estar de viaje.
Javier, por primera vez en muchos meses, había dejado de ser prioritario para su
felicidad. Tan solo una vez pensó en él en todo el viaje. Fue al ver a una pareja joven
salir del pequeño baño de la parte trasera del avión. El joven estaba totalmente
despeinado, sonrojado, y cabizbajo, vencido por el pudor. Ella, en cambio, salía
pletórica, con los ojos cargados de vida, y con una sonrisa imposible de disimular el
placer recibido. Al entrar en el baño pensó en él de nuevo. Fue ella misma quien se
prohibió volver a pensar en él. Ese fin de semana era de Carlos….

 

capítulo en pdf…………..SANTA SOFIA

capítulo en word………….SANTA SOFIA

Anuncios

5 pensamientos en “LOS AMANTES: CAP 46: SANTA SOFÍA

  1. Muy bien Marga!!!Te aplaudo.Ahora eres tu la q llevas las riendas de tu vida.Disfruta de esos dos hombres q tienes a tu lado.Entre los dos forman el hombre ideal,aquel q no existe.Carlos te cuida,te quiere,te ama…Y Javier te transporta al paraiso celestial con ese placer inimaginable q solo el logra producir en ti.Ama a esos dos hombres,cada uno a su manera y dejate llevar.Disfuta,Disfruta…!!!

    Me gusta

  2. ¿realmente piensas eso Gus? Yo creo que Marga no hace sino cavar su propia fosa más honda cada día que pasa porque no va a ser capaz de salir de ahí. Ese hombre le da mucho más de lo que ella cree y se dará cuenta cuando la deje porque él la dejará tarde o temprano

    Me gusta

  3. hola, estuve reciendtemente en Estambul y vengo alucinado con Santa Sofía y tu escrito me ha encantado. Yo también fui con mi mujer y me gustó mucho pero lo mejor es tu manera de describirla. Estambul es tal y como tu la describes

    Me gusta

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s