Música y pintura: Johannes Baeck: el hijo pródigo y las cortesanas

El joven de la izquierda, identificado como el hijo pródigo, tiene sentada en sus piernas a una cortesana, cuyo pecho presiona con expresión lasciva.

Fíjate en una de las mujeres del final. Parece concentrada en una partitura, mientras la otra levanta una fuente llena de uvas.

La música siempre fue una colaboradora habitual del desenfreno erótico de los sentidos.
image

El cuadro también ha sido interpretado como una alegoría de los cinco sentidos. De ser así el joven representa el tacto y el gusto, y las tres mujeres serían encarnaciones del oído, la vista y el olfato (o algo así)

El instrumento que toca la mujer que les mira (con cierta cara de envidia) es una viola de gamba.

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .