LA MUJER-PLAYA

image

El corto momento que pasaba con ella intentaba hacerlo eterno a esas tempranas horas de trabajo. Posiblemente ya no habría más momentos – a los que él llamaba “ella” – a lo largo del día, y por eso lo pasaba mirándola nervioso mientras ella se distraía con otra cosa.
Por más que buscaba en sus ojos esmeralda nunca fue capaz de encontrar un trampolín, una roca, o cualquier otra plataforma donde subir para después tirarse de cabeza sobre el agua mansa que la cubría y llenaba…
Porque, a esas horas – y a cualquier otra – ella era eso: AGUA.

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .