GRACIAS

pintura madre e hijoHabía, hay, y habrá, en este mundo, una persona que tuvo, tiene, y siempre tendrá un don que ella no sabe que tiene. Era, es, y siempre será, la única persona – o al menos, fue la primera – capaz de hacer creer a un chico normal que no lo era. Ella fue capaz de hacerle creer realmente que él era más guapo que feo – si no el más guapo – más listo que tonto – si no el más listo – y más bueno que malo. Lo que no sabía ella, ni sabe, pero sí sabrá a partir de ahora, es que, muchas veces, en silencio, a muchos kilómetros de distancia, él la siente a su lado… Bueno sí que lo sabe. A ella le pasará igual porque le responde desde la distancia.

Cerrar la puerta (desvarío)

image

Cosas que nacen al ver una imagen

Es hora de dejar de mirar su cara de ojos cerrados que parecen barcos dormidos sobre un plácido mar, a esa hora temprana en la que el cielo se confunde con el mar. Es hora de dejar de acariciar su pelo revuelto en la almohada que parece ese pajar donde un día sabes que encontrarás aquella aguja perdida. Es hora de levantarse de la cama y de ponerse la ropa que tanto estorbaba y que siempre se empeña en separarles… Es hora de abrir la puerta y salir de la habitación blanca de los sueños… Esa habitación siempre es blanca y luminosa, aunque sueñes con la noche oscura… ¡Maldito amanecer!