LEONARDO Y AQUELLA SONRISA (desvarío mental)

leonardo ¿Que sonría dices, Leonardo?
¿Que no te gusta esta sonrisa?
¿acaso crees que es mía, Leonardo?
Ha pasado ya un año desde que nació mi primer hijo. ¡Un año ya! Un año que ha pasado tan rápido que apenas si ha llegado a existir… Como él, como ese hijo deseado que murió antes de llegar a saber  de la dicha o la desdicha.
Sí, estoy demasiado triste para posar, lo sé, pero necesito el dinero para pagar todas las facturas que guardo de las medicinas compradas para intentar salvarle en vano. Nunca un dinero estuvo mejor empleado, aunque ahora mi propio marido me abuse de haberlo robado.
Sí que estoy triste, sí… Y lo estoy porque no es justa la vida conmigo… En realidad nunca lo fue. Siempre soñé con querer como solo puede querer una madre, y ahora que, al fin, lo he aprendido, no me sirve para nada, salvo para incrementar este dolor que arranca de dentro y que mata todo lo de fuera. Y, pasadas unas semanas ya desde que me lo arrancaron de los brazos para sepultarlo, sigue doliendo, cada vez más, con un nuevo dolor, con un nuevo deseo de gritar más fuerte, y, sobre todo, con mucha desesperación porque aunque he aprendido a querer como solo quiere una madre me falta algo… ¡No! No sé lo que es que te quieran como se quiere a una madre… Ni como a una mujer.
Mi esposo no se lo ha tomado bien, y me culpa por su muerte, por haberlo traído a este mundo ya enfermo. Tan mal se lo ha tomado que también me ha dejado. No nos llevábamos bien, es cierto, y puede que fuéramos dos desconocidos… No tengo recuerdos bonitos con él, pero siempre quise amarle, aunque tampoco sé muy bien por qué. Supongo que me educaron para no estar sola, como estoy ahora, y como sé que estaré el resto de esta vida tan oscura como la sonrisa que tú me pides.
¿Qué si estoy triste, Leonardo? Tengo treinta y tantos… casi cuarenta, y me siento como esa abuela sin nietos que a punto está de decir adiós a la vida.
Está bien, Leonardo, toma tu sonrisa. Píntala ahora que olvido la maldita vida que arrastro y pienso en la bendita muerte que ansío…
¿La tienes?
 

3 comentarios

  1. Está bien, Leonardo, toma tu sonrisa. Píntala ahora que olvido la maldita vida que arrastro y pienso en la bendita muerte que ansío…
    Que vida más triste, llena de pena, dolor y desgracia. Es triste pensar que una persona sonríe y es feliz pensando e imaginando el dia que llegue su muerte

    Me gusta

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .