SUEÑOS ESCRITOS

sueñosLo bueno de los sueños es que nunca acaban, nunca puedes detenerlos… Ni tú, ni nadie. Ellos son libres, como tu pensamiento. Por eso, cuando te duermes dejas el cuerpo encarcelado en la cama, y ellos – sueño y pensamiento – se van juntos a la taberna del deleite, donde, con suerte, se beberán jarras frías de tu cuerpo caliente acompañadas por el maridaje perfecto de tus labios.
Al despertar, es al revés… Nos llevamos el cuerpo con nosotros pero dejamos prisioneros el pensamiento y los sueños, y allí los matamos lentamente… Aunque  no siempre. Algunos afortunados, al despertar, los escriben rápidamente, cuando parte de su cuerpo aún no ha vuelto de las nubes de esa ficticia realidad, y así pueden guardarlos para siempre, sin que pasen a la categoría del olvido.
La suerte de estar despierto es que pronto será de noche otra vez.

5 comentarios

  1. recuerdo que siempre tuviste una gran facilidad para recordar los sueños y también recuerdo que algunos eran tan reales que incluso te asustaban. ¿Todavía sigues así? ¡Qué suerte tienen algunos!

    Me gusta

  2. Que verdad que es, que por suerte incluso despiertos los volvemos a vivir tal y como lo hemos soñado y los retenemos en nuestra mente y cada vez que lo deseamos volvemos a vivirlos tan intensamente como en el sueño.

    Me gusta

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .