… ¡MIRA LA BORRACHA! (desvarío mental)

DetalleEl mismo día que vino al mundo, ya le estaban esperando… Y no fue ni su padre, ni su madre… Ellos no estaban ya, ni juntos, ni siquiera allí, a su lado. Marga nació ya sola, con el dulce y rancio olor del alcohol a su alrededor. Las botellas fueron sus primeros juguetes, con el mismo sabor que los pocos besos que recibió… Allí mismo, en esa tardía infancia, acabó todo para la pobre Marga. Ahora, la gente la ve por la calle, y, a sus espaldas, dicen…

LAS COSAS DEL AMOUR

943175_460320270712393_307355575_nA Marga, ya desde muy niña, todos la admiraban. En su casa, en su familia, en el colegio, y hasta en la plaza, era el centro de atención. No había cumplido el año y ya andaba y hablaba perfectamente. Más adelante, en el colegio, fue una niña muy adelantada a su edad, una niña extremadamente lista, de esas que llaman superdotadas. Solamente una vez, y fue por culpa de una enfermedad, su calificación bajó hasta el nueve, lo que conllevó un enorme disgusto – en ella, no de sus padres.
En el instituto ya no solo era la más lista… También era la más guapa, y todos querían ser sus amigos – y algo más.
En la universidad todo fue, no solo igual, sino mejor aún, donde completó un envidiable expediente académico repleto de cum laudem. Al terminar la carrera Marga consiguió un buen puesto de trabajo, y en dos años ya era jefa de su propia empresa.
Marga era una mujer muy lista, más que las demás mujeres que la rodeaban pero, al igual que ellas, se enamoró como una tonta…
Ahí comenzó su idilio con el vino, y ahí – también – acabó todo.

una calle de cuento

image

si supieras la de historias que se cuentan en este pueblo… Todas las noches una diferente, pero en todas, tú protagonista.