LA CARTA

76835De vez en cuando sucede algo misterioso en mi vida, algo que hace que todo tenga más sentido y que vuelva a aquellos años de patio de instituto, donde todo eran alegrías, fiestas y emociones fuertes. Te cuento: llevo ya más de veinte años casado, pero hay algo que sucede, de vez en cuando, y que me gusta, aunque nunca lo haya entendido… ¡Hasta ahora!
Hay días, cada muchos meses, incluso cada muchos años, que mi mujer se acerca a mí, sin venir a cuento, y me da un sonoro beso en los labios mientras me abraza. Nunca me dice nada, tan solo me abraza, me mira, me dice “te quiero” y me besa con una pasión que me hace retroceder a esos primeros besos en el aparcamiento del instituto, cuando nos besábamos con miedo y emoción.
El otro día, después de más de un año sin que pasara, mi mujer me volvió a besar así, sin que yo lo esperara.  
¡Ya sé a qué se deben esos misteriosos besos!
Después de ese beso la seguí hasta el dormitorio, y vi cómo guardaba una cajita en la parte más alta del armario, justo detrás de su ropa de temporada. Cuando se marchó, me subí en una silla y cogí esa caja que allí guardaba y que recordé de inmediato. Era una caja metálica de bombones, y dentro de ella había fotografías antiguas, algunas hechas en ese viejo fotomatón donde nos besamos la primera vez, una colilla con nuestros nombres, y una fecha antigua, un minipuzzle que le regaló su padre,y un sobre pequeño, que, sin duda, sería el encargado de ese milagro que sucedía cada mucho… Cada vez “más mucho”
Al abrir el sobre, deslié un pequeño papel cuadriculado, y comencé a leer unas letras que me hicieron desear morir:
 
“ERES LA MUJER MÁS HERMOSA QUE HE CONOCIDO JAMÁS. NO HAY DINERO EN EL MUNDO PARA COMPRAR LA FELICIDAD QUE ME DAS, NI BESOS SUFICIENTES PARA LLENAR COMO ME LLENAN TUS OJOS… SIEMPRE TE QUERRÉ PORQUE SIEMPRE SERÁS ESTA NIÑITA DE INSTITUTO POR LA QUE ESTOY DISPUESTO A RENUNCIAR A MI PROPIA VIDA. TE AMO, Y NO PARARÉ HASTA HACER QUE TÚ TAMBIÉN ME AMES. ENTONCES, TODO VENDRÁ RODADO,Y CADA UNO DE TUS BESOS SERÁN MI ALIMENTO PARA NO ENVEJECER NUNCA Y VIVIR ETERNAMENTE. NO DEJARÁS DE DÁRMELOS NUNCA ¿VERDAD?: J.”
 
Desde ese día, esos besos tan esperados, se convirtieron en una pesada losa para mí, porque fue ahí cuando comprendí que el verdadero amor de mi esposa dependía de una carta que un día me dio mi compañero de clase  para que se la entregara en su nombre- ese amigo a quien traicioné y a quien ella quería entonces. Esa fue una carta que sí le entregué tiempo después, pero que no había escrito yo como ella siempre había creído.
 

12 comentarios

  1. A mí sí me gusta todo, da igual quien escribiese esa carta, lo importante es que esos besos son verdaderos y son destinados a la persona que ella ama.

    Me gusta

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .