LA MISTERIOSA CHICA DE LA PLAYA

5_desnudo_y_eclipseTodas las noches de verano ella salía de casa y caminaba, siempre descalza, hasta el mar. Sobre la fría arena se despojaba de sus escasas ropas de noche y se sentaba frente a la luna tan desnuda como hermosa… Era entonces cuando para mí, que espiaba a escondidas, parecía hacerse de día… Dos lunas juntas eran como el mismo sol, y la noche se convertía así en día… Lo malo – o lo bueno – es que todo eso solo sucedía  en mis sueños…

MIRAR CON LA BOCA

libro de relatos definitivo_3D4D0BF2_pic002BElla no se daba cuenta pero cada vez que él estaba a su lado, a solas, su boca se cerraba. No tenía explicación alguna, pero era así, tal cual. Ese hombre era incapaz de trasladar a su lengua todos los sonidos que dibujaba en su mente. Pero era precisamente así, cuando su boca estaba cerrada por el miedo, cuando más cosas le decía. Él hablaba con ella a través de sus apocados ojos, y ella, a veces, le respondía mirándole con su afrutada boca.

EN EL LUGAR EQUIVOCADO

Lagrima 1Todo eran conjeturas, y todo sufrimiento. Juan, un hombre normal, querido por todo el mundo, había muerto de repente, asesinado, cuando salía de trabajar del hospital a eso de las dos de la madrugada. Según las fuentes policiales había sido un asesinato pasional. Su mujer, sus hijos y sus amigos no daban crédito, pero la policía así lo atestiguaba. A escasos diez metros de su cadáver encontraron también el de su amante, que, para mayor zozobra de su viuda, era también vecina y amiga.

Lo que nunca se supo, porque el marido despechado – y a la par, asesino – desapareció de la faz de la tierra, fue que la muerte de Juan se debió a la más mala de las suertes. El asesino, sabedor de la infidelidad de su esposa, la siguió esa noche dispuesto a acabar con ella. La esperó durante horas, y cuando salía de la casa de su amante, y en mitad de la calle la mató de un disparo en el pecho. Juan tuvo la desgracia de ver todo mientras subía a su coche. Esa fue su desgracia, y la de su viuda, que, desde esa noche muere lentamente por su irreparable pérdida y, sobre todo, por el dolor provocado por una infidelidad que nunca sabrá que no ocurrió jamás.

EL TATUAJE

tatuaje-cadera-07Siempre le gustó esa chica morena, larga y desgarbada, pero fue el día que se encontró con ese tatuaje en su cadera cuando todo cambió. Ese día, el tatuaje, sus ojos y sus labios se fundieron… Así, tal cual. Esa noche, después de mucho tiempo deseando hacerlo, se besaron por fin en la orilla del mar. El alcohol había facilitado el encuentro, y él disfrutó de la arena fría, de los besos dulces y de ese cuerpo caliente. Primero besó sus labios, luego su cara, bajó por su cuello, rodeó sus senos y bajó hasta su vientre… Fue al llegar a su cadera cuando pudo leer al fin ese tatuaje: “Me debes la felicidad”- ponía, con bonitas letras redondeadas. Era muy tarde, y las copas ingeridas, unidas a esa brisa, y al sabor de sus besos, hicieron que ese tatuaje tuviera sabor propio. Besó y lamió con afán el aforismo allí descrito y las letras, como su portadora, se fueron deshaciendo entre sus labios, dulcemente, como si fueran letras escritas con chocolate…

A veces, cuando vuelve a la playa por la noche, recuerda el sabor de aquel tatuaje que desapareció esa misma noche repleta de alcohol, brisa, amor y juventud.

Consejos para el verano: ¿qué hacer si se moja tu móvil?

Tres móviles he perdido yo en tres veranos. Uno de ellos lo salvé gracias a esto.

1. ¡Sácalo de ahí! Sálvalo antes de que se ahogue. Para que vuelva a funcionar vas a necesitar algo de suerte, aunque será más fácil si se ha mojado con agua potable.
2. No lo enciendas Es probable que tras mojarse se haya apagado. No intentes encenderlo: podrías provocar un cortocircuito y fundir algún componente.
3. Desmontar y secar Quita la tapa trasera, saca la batería, la tarjeta SIM y la tarjeta de memoria. Nunca uses un secador, un ventilador ni un radiador. Tienes que secarlo, pero sin agitarlo. Pasa un trapo sobre el teléfono y la batería. Deja que se seque al aire o recurre al viejo truco del arroz (absorbe muy bien la humedad: sumerge el teléfono y la batería en arroz crudo).
4. Ten paciencia Tienes que esperar 24 horas antes de volver a montarlo. Si aun así no funciona, espera otras 24 horas más.    5. Pide ayuda al servicio técnico Si todos los pasos anteriores no han servido de nada, tendrás que llevarlo al servicio técnico. No digas que no sabes por qué ha dejado de funcionar porque descubrirán tu mentira: muchos teléfonos tienen en su interior una pegatina que cambia de color cuando se moja. Una vez que este “chivato” ha cambiado de color, se pierde la garantía del teléfono por mal uso.La letra pequeña de los teléfonos sumergibles

RAMÓN CASAS: LA MUJER DESNUDA Y TUMBADA

Ramón Casas Carbó1

Ramón Casas Carbórhay, en cada mujer desnuda, un enigma difícil de descifrar. Sabes – de primeras – que no tienes las claves para hacerlo, incluso que serías incapaz de saber los movimientos a seguir, pero sabes también que podrías descifrarlo en cuestión de segundos, de minutos, o de horas…

EJEMPLO DE LO QUE NO DEBE HACER UN POLÍTICO O CUALQUIER PERSONA PÚBLICA

Y son, creo yo, los de su propio partido los que no deben permitir algo asî
http://m.youtube.com/#/watch?feature=share&v=9nNiAhJkVXo&desktop_uri=%2Fwatch%3Fv%3D9nNiAhJkVXo%26feature%3Dshare