¿CONOCES EL CASO REAL DEL DRÁCULA TURCO?

cde590f8352fa2f469d064b797732192_articleLa leyenda de Drácula es sin duda una de las más célebres de la historia, y aunque la historia de este joven originario de Turquía es un muy diferente, su manía por beber sangre ha hecho que le apoden ‘el vampiro turco’.
Un joven turco ha sido diagnosticado de vampirismo por ser adicto a beber sangre humana, un hábito que en cierto punto llega a ser socialmente peligroso.
El joven de 23 años se cortaba los brazos, el pecho y el vientre con hojas de afeitar, recogía su sangre en una taza y se la bebía.
Pronto se volvió tan adicto que se dirigió a otras fuentes para satisfacer su hábito, al que describió “tan urgente como respirar”.
Esta persona, cuyo nombre no se revela, incluso indujo a su padre a que le obtuviera bolsas del fluido corporal de los bancos de sangre, según el informe publicado en ‘Jornal de Psychotherapy and Psychosomatics’.
El hombre fue detenido varias veces por apuñalar y morder a otros para recoger y beber su sangre.
También sufre amnesia, depresión crónica y el trastorno de identidad disociativo (TID), es decir, en el individuo coexisten varias personalidades.
Los médicos del Hospital Militar de Denizli, en el suroeste de Turquía, vinculan el caso a los abusos y negligencia que presuntamente sufrió en su niñez, así como al hecho de haber sido testigo de un asesinato brutal que involucro el corte de cabeza y genitales.
A esos factores también se pueden haber sumado la muerte de su hija cuando era bebé y el asesinato de su tío, según lo escrito en el informe.
Según lo explica, Direnc Sakarya, uno de los doctores que trató al joven, no es la primera vez que alguien tiene esta costumbre:
“No es la primera persona con un comportamiento de consumo de sangre de la que se tiene noticia en la literatura, pero es el primero con un trastorno de identidad disociativo y comportamiento de consumo de sangre”
Sakarya habló además de como él y un grupo de colegas inició el tratamiento del joven de 23 años que reconoció tener afición por beber sangre, además de una depresión crónica y problemas con el alcohol.
“Era un hombre casado de 23 años. Vino con un historial de cortes con una cuchilla de afeitar en sus propios brazos, pecho y estómago para dejar caer la sangre en un vaso y beberla. Cuando experimentaba una compulsión por beber sangre ‘tan urgente como respirar’ hay constancia de que acudía a otras fuentes. Disfrutaba del olor y el sabor de la sangre pese a considerarlo una tontería”
El joven ‘vampiro’ quien se hizo popular al ser arrestado en múltiples ocasiones por haber pinchado o mordido a otras personas para beber su sangre, había mandado varias veces a su padre a conseguir bolsas de bancos de sangre.
Pese a los hechos, el grupo de médicos que trataron al joven señalan que no tenía la intención de dañar a nadie, describiendo que es un ‘joven con muchos problemas’ y que su enfermedad es consecuencia de diversos acontecimientos traumáticos que experimento.
Afortunadamente Sakarya y su equipo logró curar el hábito de beber sangre, aunque el transtorno disociativo que padece se mantiene:
“El paciente se ha beneficiado de nuestro tratamiento en aquel momento. Su hábito de beber sangre no era una adicción, era el resultado de problemas sicológicos que yacían en el fondo. Nos centramos en ese trastorno básico y la conducta de beber sangre terminó”

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .