HABLAR EN SILENCIO

image

la mayoría del tiempo que pasaban juntos sus bocas permanecían calladas, como sus cuerpos. Solo sus ojos, cuando se atrevían a enfrentarlos, eran capaces de hablar… ¡Y qué de cosas se decían! Tantas que preferían cerrarlos – o apartarlos – y así seguir callados.

Un comentario

  1. El caso es que mientras escribo estas líneas emulando a mi bloggera preferida, a quien le encanta hacer sus borradores en sus vuelos e idas y venidas de business trips, y aguantando el traqueteo de esta tartana de tren que tantas veces me devolvío sano y salvo a casa, imagino lo que me espero estos días….pero no quiero. Esta vez no, no quiero imaginarme nada. Sólo sorprenderme a cada minuto, improvisar y disfrutar de cada momento según vaya llegando. Únicamente os adelanto que he quedado esta noche con mis “loqueras” y con mis “locos de la 1094” y que 4 años después aquella frase sigue vigente: SI TE ACUESTAS, TE LO PIERDES.

    Me gusta

DEJA TU COMENTARIO (bueno o malo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .