HACE VERANO CCCLXVIII

imageCasi a diario le preguntaban si, alguien como él, alguien que había vivido junto al marl toda su vida, lo echaba de menos. Él, entonces, cerraba los ojos y pensaba, y ante él aparecía primero su playa, con su brisa y su agua cristalina, y al momento aparecía ella, con su larga melena y su sonrisa eterna. Después otra vez la playa, después otra vez ella, y después la playa y ella juntas… Y mientras tanto, con los ojos cerrados, contestaba:
Sí… No… Sí… No… Sí… No…

EL RARO

image

Nadie lo entendió nunca, y todos le llamaban “el raro” porque no era normal que un niño quisiera ser contrabajista… Él siempre lo tuvo muy claro, y cuanto más mayor se hacía, más claro lo tenía.

Para él, un contrabajo era algo más que un instrumento… En realidad, era mucho más.

LA BELLA HORCA (desvarío mental)

wpid-2013-08-16-11-13-10Si me quedara a solas contigo, primero  te pondría la soga al cuello, después la apretaría dulcemente, sabiendo que sólo te daría placer, y, finalmente,  tiraría con todas mis fuerzas – y con delicadeza – hasta sacar todos y cada uno de los colores que guardas en tu interior… Cuando me cansara de mirarlos, tocarlos y besarlos, haría muchos arcoiris, y los iría pegando en las paredes de todos los lugares que me gustaran… ¡Y de los que no también!

DESVARÍO MENTAL

image

– Ave María purísima…
– Sin pecado concebida…
– ¿cómo dices?
– nada, nada… Sigamos

HACE VERANO CCCLXVII

imagehay en un beso tantas palabras que podrían llegar a aturdir… Por eso, la mayoría de las veces, es mejor seguir sólo hablándo.

EL OTRO

image

¿Que si estoy triste? ¡Claro que lo estoy!

Con él – con ese maldito malnacido, cuyo nombre no quiero mencionar – se fueron más de cinco millones de besos en las mejillas, más de tres millones de besos en los labios, casi medio millón de besos boca a boca, dos millones de abrazos, medio millón de entrelazamiento de manos, miles de orgasmos, decenas de miles de noches desnudos y juntos, no menos de diez millones de caricias, más de cien mil miradas, cientos de noches sin dormir por los niños, siempre juntos, tres noches de paritorio cogidos de la mano,cientos de millones de ilusiones, miles de millones de alegrías, de miles de desilusiones, más de mil películas vistas cogidos de la mano, con nuestra coca cola y nuestras palomitas, no menos de una treintena de conciertos, once millones cuatrocientas mil risas, doscientas mil lágrimas, miles de días cómplices… ¿Que si estoy triste?
Claro que estoy triste, y todo por ese mal nacido que me ha robado a la mujer de mi vida…

¡Maldito alzheimer!

HACE VERANO CCCLXVI

image

Todos los días repartiéndolo por las calles por donde pisaba, y él detrás de ella, a escondidas, recogiéndolo… Y ella, claro está, sin darse cuenta nunca.

O sí ¿y el que no lo sabía era él?